El Código Civil del estado de Nuevo León contempla dos figuras para la adopción, la adopción plena y la semiplena. El Congreso de esa entidad busca eliminar esta última a fin de que todos los adoptados gocen del parentesco y la totalidad de derechos que otorga la adopción plena.

 

En la adopción plena el adoptado adquiere todos los derechos que conlleva una relación consanguínea en la familia de los adoptantes; mientras que la adopción la semiplena, limita el parentesco sólo entre adoptante y adoptado.

 

La reforma contempla que en el futuro sólo se puedan realizar adopciones plenas, lo que implica mayores beneficios ya que el adoptado adquiere la misma condición de un hijo consanguíneo, es decir, la filiación completa, respecto al adoptante o adoptantes y a la familia de éstos; dejando sin efectos los vínculos que tuvo con su familia de origen, excepto para contraer matrimonio.

 

La adopción semiplena puede ser revocada, mientras que la adopción plena es irrevocable.

 

Una diferencia adicional es que en la adopción se beneficia a personas de cualquier edad, mientras que la adopción semiplena sólo se otorga sobre personas de quince años o mayores.

 

La iniciativa contempla reformas a los artículos 391 y 402 al 410 del Código Civil para el Estado de Nuevo León, en donde la figura de la adopción 'semiplena' sería eliminada, con el objetivo de garantizar los derechos de los adoptados.

 

En el cuerpo de la iniciativa se señala que “En términos llanos, le estamos dando no sólo padres, sino abuelos, tíos, hermanos, primos y demás familiares”.

 

Más información Milenio

 

www.miabogadoenlinea.net