La Relatora Especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, Gabriela Knaul, señaló que el fortalecimiento del Estado de Derecho y una lucha efectiva contra la violencia sólo será posible si el sistema de justicia en su totalidad es sólido e independiente, al concluir su visita a nuestro país, a raíz de una invitación del gobierno mexicano.

 

La experta denunció que muchos mexicanos no tienen acceso a la justicia, especialmente los que forman parte de los grupos de población más vulnerables como los pobres, los indígenas, las mujeres y los que habitan en zonas rurales y remotas, y manifestó que, especialmente a nivel de las entidades federativas, la independencia de los jueces está en peligro. “La vinculación de los magistrados de los Tribunales Superiores de los Estados con el Poder Ejecutivo es un riesgo real para su independencia”.

 

En su análisis señaló que nivel federal y estatal preocupa que haya ramas de impartición de justicia que no forman parte del Poder Judicial. Las justicias fiscal, administrativa, laboral y agraria no pertenecen al Poder Judicial. El amparo, si bien procede contra las resoluciones dictadas por los órganos encargados de impartir justicia en estas materias, es insuficiente para garantizar la independencia e imparcialidad a que tienen derechos los justiciables.

 

Precisamente sobre el amparo agregó que se ha convertido en un recurso inaccesible, lento, técnico y costoso que no llega a la población en su conjunto.

 

Respecto a la investigación de los delitos indicó que la falta de recursos financieros y humanos, la ausencia de una adecuada profesionalización, preparación y formación del personal policial, así como del ministerio público son algunos de los mayores retos para el sistema de administración de justicia en el país.

 

“También se necesita fortalecer y profesionalizar el gremio de los abogados”, señaló Knaul. “Hace falta una colegiación obligatoria, así como criterios uniformes de reglamentación del ejercicio de la profesión para garantizar el acceso a una representación profesional calificada”.

 

Asimismo, la Relatora subrayó que “la justicia militar en México debería ser reformada para que no sea competente en casos de violaciones de derechos humanos y no pueda juzgar hechos cuyas víctimas sean civiles”.

 

La relatora especial también destacó que la reforma constitucional al sistema penal de 2008 tiene elementos importantes que garantizan el acceso a la justicia para todos, pero existen obstáculos y dificultades para su debida implementación “y no parece gozar de la decidida, constante y uniforme voluntad política en todo el país para avanzar de manera adecuada”. Para la Relatora, “la reforma del sistema penal depende del liderazgo político y necesita de un fuerte impulso por parte de todas las instituciones involucradas”.

 

Grabriela Knaul entró en funciones el 1° de agosto de 2009. Tiene diez años de experiencia como juez en Brasil y es una experta en justicia criminal, especialmente en el debido proceso, sentencias, ejecución de sentencias y administración de sistemas judiciales. Antes de ser nombrada relatora especial colaboró con  el Consejo Judicial Nacional de Brasil en un proyecto para mejorar el funcionamiento del Poder Judicial, en particular, sobre la independencia y la imparcialidad de los jueces, y la eficacia del sistema judicial.

 

Las conclusiones y recomendaciones finales sobre esta visita a México serán presentadas en un próximo informe de la Relatora Especial al Consejo de Derechos Humanos  de la ONU en Junio de 2011.

 

Más información en Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU

 

www.miabogadoenlinea.net