El Senador del PRD René Arce propuso reformar el artículo 4° de la Constitución Política para incluir en el mismo los derechos  a la resistencia pacífica y la desobediencia civil.

 La resistencia pacífica y desobediencia civil se presenta cuando alguien mediante actos públicos, no violentos, conscientes, contrarios a la ley con el proposito de frustrar el cumplimiento de la misma y ocasionar un cambio una ley, programas o decisiones de gobiernos.

El ejemplo histórico más importante es Mahatma Gandhi, quien usó esta estrategia en la India, siendo ésta todavía una colonia del imperio británico, con el objetivo de lograr la independencia de forma no violenta. Gandhi llamó a boicotear al gobierno colonial inglés, mediante huelgas, movilizaciones y violando la autoridad impuesta, con el objetivo de mostrar que de manera pacífica obtendrían mejores resultados que con la violencia.

Martin Luther King, quien predicaba el desconocimiento de las leyes racistas impuestas en su país, Estados Unidos, contra los afroamericanos, también es un ejemplo de la resistencia pacífica y la desobediencia civil.

 Según la propuesta ambos derechos serían aplicables siempre y cuando se manifiesten mediante acciones no violentas y sean el último recurso, una vez agotados otros medios de participación política y jurídica, para hacer valer su reclamo.

 La idea resulta un tanto extraña porque sería legalizar un acto ilegal, que es el fondo de la desobediencia civil, no obedecer una ley que se considera injusta. Y podríamos caer en el extremo de un anarquía constitucional, en la que cada quien obedezca la Ley que quiera.

No creemos que esta iniciativa tenga futuro en el Congreso de la Unión.

 

www.miabogadoenlinea.net