Isabel Miranda de Wallace emprendió una lucha hace más de cinco años para castigar a los secuestradores de su hijo, lucha que parece que no tuviera final, aunque haciendo el trabajo de la PGR, la AFI y la Policía Judicial del Distrito Federal, está logrando su objetivo.

 

El hijo de la señora Wallace, Hugo Alberto Wallace Miranda, fue secuestrado el 11 de julio de 2005, y desde esa fecha la señora Wallace llevó por su cuenta todas las investigaciones que llevaron a la captura  de los secuestradores. Ella aportó toda la información que obra en los expedientes  de las autoridades, incluyendo la captura de 5 miembros de la banda de secuestradores, inclusive una de ellas que se encuentra en Estados Unidos.

 

La señora Wallace ha recibido amenazas de muerte y fue objeto de un atentado, pero eso no evitó que el Juzgado 16 de Distrito del Reclusorio Norte dictará el 24 de diciembre de 2009 sentencia en contra de los secuestradores: 47 años de cárcel para Cesar Freyre Morales; 28 años para Juana Hilda González Lomelí, y 30 años para cada uno de los hermanos Tony y Alberto Castillo Cruz.

 

La señora Wallace apeló estas sentencias al considerar que no correspondían a la gravedad del delito que se cometió, y solicitó que se aplicara el Código Penal del Distrito Federal, el cual prevé para el secuestro agravado sentencias de hasta 70 años de cárcel.

 

Ahora el Segundo Tribunal Unitario en Materia Penal del Distrito Federal  ha dado la razón a la señora Wallace, ya que el delito que estas personas cometieron no se encuadra en lo dispuesto en el artículo 50  de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, disposición que establece cuales se consideran delitos federales, por lo que los secuestradores debieron ser sancionados conforme a las disposiciones locales del Distrito Federal.

 

El Segundo Tribunal Unitario comunicó al Juzgado 16 de Distrito que las sentencias que impuso han quedado sin efecto, y se le otorgó un plazo de dos meses para que dicte una nueva resolución que se sustente en el Código Penal del Distrito Federal.

 

Y la señora Wallace continuará esperando justicia para su hijo, mientras falta por caer un secuestrador más, Jacobo Tagle Dobin.

 

www.miabogadoenlinea.net