En la discusión que la Corte ha venido sosteniendo sobre las reformas al Código Civil del Distrito Federal, específicamente al artículo 146, que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, se consideró que las reformas son constitucionales y los matrimonios celebrados al amparo de esta disposición son válidos en toda la República, en términos del artículo 121, fracción IV, de nuestra Constitución Política.

 

Pero dos de los once ministros consideraron que era necesario que la Suprema Corte se pronunciara además sobre la fracción I del citado artículo, quel dispone que "...las leyes de un Estado sólo tendrá efecto en su propio territorio, y, por consiguiente, no podrán ser obligatorias fuera de él."

 

La mayoría de los ministros no estuvo de acuerdo en realizar este análisis, por lo que las consecuencias que estos matrimonios traerán en las distintas entidades y a nivel federal, dependerá de cada estado de acuerdo con sus propias legislaciones y en su caso, lo que decidan  los tribunales, conforme a los derechos que se reclamen en cada asunto.

 

Y es que los congresos estatales tienen la facultad de legislar en materia civil. Por tanto, cada estado puede emitir su propia definición de matrimonio, así,  al menos en dos entidades de la nación existe una definición distinta  a la del Distrito Federal. En el estado de Morelos se define desde 1980, en el artículo 120 de su Constitución, el matrimonio, señalando que: “… es la unión voluntaria de un hombre y una mujer, sancionada por el Estado, para perpetuar la especie y ayudarse mutuamente…”

 

El estado de Yucatán también define en el artículo 94 de su Constitución el matrimonio señalando que es una "...institución por medio del cual se establece la unión jurídica de un hombre y una mujer, con igualdad de derechos, deberes y obligaciones, con la posibilidad de generar la reproducción humana de manera libre, responsable e informada” y ellos inclusive van más allá, definiendo también el concubinato, considerándolo como “…la unión de un hombre y una mujer, quienes libres de matrimonio, viven como esposos y pueden generar una familia, en los términos que fije la ley.”

 

En las leyes federales se presupone que el matrimonio se celebra entre un hombre y una mujer como es el caso de la Ley del Seguro Social, por lo que sin duda no tardarán en presentarse los conflictos, así que aun no esta dicho todo sobre este tema.

 

 www.miabogadoenlinea.net