A partir de esta semana podremos saborear una edición especial de la cerveza Bohemia, producto de la Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, con la imagen y firma de la artista mexicana Frida Kahlo.

 

La imagen de la artista está en la parte superior de la botella, enmarcada con distintas figuras de animales, flores, plantas y soles, con la leyenda: “Edición especial” y su firma.

 

La idea fue promovida y concretada por la Frida Kahlo Corporation, empresa fundada por los únicos parientes vivos de la pintora, Isolda Pinedo Kahlo, Mara Romeo Pinedo-Kahlo y Mara de Anda Pinedo-Kahlo, hija, nieta y la bisnieta de la hermana de Frida, Cristina, para explotar comercialmente el nombre de la artista. Isolda y su descendencia tienen los derechos de propiedad sobre el nombre y la imagen de la pintora, por lo que la empresa es dueña de la marca “Frida Kahlo” permitiendo su uso por una regalía del 2 al 5%.

 

Además de la cerveza, Frida Kahlo Corporation ha licenciado otros productos tales como un tequila, una muñeca, una línea de productos naturistas. Además, existe un convenio con Converse; con Aeroméxico, permitiendo que dos aviones de la aerolínea,  en los vuelos Ciudad de México-Madrid, lleven el nombre Frida Kahlo en el fuselaje; y con Scribe, en la creación de un agenda multianual.

 

Por supuesto que dentro de los convenios que realice la empresa no puede reproducirse la obra artística  de la pintora, ya que el dueño de los derechos es el Fideicomiso Diego Rivera y Frida Kahlo del Banco de México, al declararse su obra monumento artístico mediante decreto en 1984.

 

La cervecería utilizará la imagen de Kahlo en toda su producción nacional en cervezas claras y oscuras, y promocionará un estuche coleccionable con ocho botellas y un pequeño cuaderno donde se cuenta la biografía de la creadora mexicana, a venderse en Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México. Y el siguiente paso será, a partir de septiembre, internacionalizar esta edición especial en Estados Unidos y algunos países de Europa.

 

Y es que la artista es un fenómeno cultural, al grado de que miles de personas hicieron colas de casi 7 horas para poder entrar al museo Martin Gropius Bau en Berlín, y dos más para accesar a las salas de exposición donde se exhibieron 120 obras, entre ellas dibujos y pinturas inéditas de la artista, además de fotografías de familiares y de amigos de Kahlo tanto de colecciones privadas como las que  son patrimonio cultural. La exposición concluyó este fin de semana.

 

Además, en ese mismo país existe el Museo de Arte Gehrke-Remund, en Baden-Baden, al sur de Alemania, que exhibe 111 óleos que reproducen la obra de Kahlo. Las copias se hicieron en China, con licencia del Banco de México.

 

Fuente: Milenio

 

www.miabogadoenlinea.net