Un militar que había sido retirado anticipadamente por sobrepeso, deberá ser restituido en su puesto, conforme a una resolución de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia, que establece que es posible el retiro de un militar obeso, pero sólo si el exceso de peso le impide desarrollar su trabajo con efectividad.

El artículo 226 de la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas señala entre las causas que dan origen al retiro  por incapacidad derivadas de  accidentes o enfermedades se incluye la obesidad, en tres categorías distintas, primera, de 40 o más de Índice de Masa Corporal (de acuerdo a la fórmula: IMC = PESO ACTUAL/TALLA al cuadrado); segunda, masa corporal entre 35 a 39.9; tercera, de masa corporal entre 30 a 34.9.

Así, se declaró la constitucionalidad del artículo, pero se acotó hacia la evaluación del cumplimiento adecuado de las tareas, a fin de asegurar que efectivamente existe la incapacidad por parte del servidor público.

El amparo promovido por el militar afectado, señalaba que se violaban sus garantías de igualdad, no discriminación por salud y libertad de trabajo, contenidos en la Constitución Política mexicana.

El Instituto Mexicano del Seguro Social ha calificado a la obesidad y al sobre peso como una verdadera pandemia del siglo XXI. Las enfermedades asociadas a la gordura matan a 78 mexicanos cada día por causas asociadas a la obesidad, y atender estas afecciones le cuesta al país 19 mil 710 millones de pesos anuales.

Según el Instituto, la obesidad afecta a 70 por ciento de los mexicanos. De continuar la actual tendencia, dentro de 10 años 90 por ciento de la población estará en esta condición de salud.

Fuente: El Informador

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net