Manuel Redondo, dueño de la agencia de viajes Super Travel, fue acusado en nuestro país de fraude luego de que sus clientes que intentaron viajar  a Sudáfrica y se encontraron con que no existía un avión que los transportara a ese destino.

 

Pero también recibió acusaciones en Sudáfrica, y fue sentenciado a pagar una multa de 50,000 rans o dos años de prisión por usar fraudulentamente la tarjeta de crédito de un cliente para pagar el hospedaje en el Hotel Aloe Ridge in Mulderdrift y por la renta de un automóvil además de obligársele a compensar al titular de la tarjeta. Además fue condenado a cuatro años adicionales de cárcel, sentencia que fue suspendida condicionalmente por un periodo de cinco años, y a resarcir al dueño  de la tarjeta..

 

 

En una confesión escrita, Redondo reconoció haber usado indebidamente una tarjeta American Express de su cliente Lorenzo Cervite (sic), para pagar una cuenta en el hotel por 92,600 rans (155,884 pesos), operación que inicialmente fue aprobada, pero cancelada cuando el dueño  de las instalaciones pidió ver la tarjeta en cuestión. Además usó la tarjeta para pagar la renta de un automóvil por 6,900 rans (16,159 pesos) a African Outpost.

 

Como defensa en la Corte sus abogados señalaron que su cliente estaba muy presionado por lo problemas que tenía con 240 mexicanos que llevó al mundial de fútbol, señalando que Redondo había hecho un pago por 1.9 millones de rans (tres millones doscientos mil pesos) en Sandton, pero el pago no se reflejó con oportunidad en la cuenta del hotel, por lo que la reservación fue cancelada, con las consecuencias graves para los turistas. 

 

El Juez Mudau señaló que ese asunto no tenía relación con el caso ventilado en la Corte, condenando a Redondo y estableciendo que éste sea liberado hasta que pague la multa que se le impuso, al considerar que podía evadirse de la justicia. Al parecer aún existen otras acusaciones de empresarios sudafricanos por incumplimiento de contrato.

 

Supuestamente Manuel Redondo se encontraba en Sudafrica para resolver el problema de sus clientes después  de que fue liberado por la Procuraduría del Distrito Federal, al considerarse que su delito no era grave, pero tras su detención del martes pasado por las autoridades sudafricanas no queda del todo claro si efectivamente estaba resolviendo el problema o vacacionando.

 

Fuente: IOL

 

www.miabogadoenlinea.net