La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia ordenó la liberación de 12 activistas de Atenco, integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), al concederles el amparo.

 

Todos los detenidos fueron acusados del delito de secuestro equiparado, cuando participaron en la retención de funcionarios del Estado de México a principios de 2006.

 

 

Los ministros coinciden en que el artículo 259 del Código Penal del Estado de México, que se refiere al delito de secuestro equiparado, no es aplicable en el caso y por eso los acusados no pueden ser sentenciados por una conducta penal que no está tipificada legalmente.

 

Adicionalmente, como en el caso Acteal, se considera que la autoridad violó el derecho a un debido proceso y la garantía de presunción de inocencia.

 

Este caso servirá para emitir criterios respecto a la retención de servidores públicos dentro de una manifestación y como una forma de protesta contra el gobierno, y con respecto a los límites a la libertad de expresión.

 

El poblado de San Salvador Atenco y sus líderes adquirieron renombre nacional por su férrea oposición a la construcción del aeropuerto alterno de la Ciudad de México.

Después vendrían los hechos de mayo de 2006 por los que fueron enjuiciados. En esas fechas ocho vendedores de flores rechazaron ser reubicados de las afueras del mercado de Texcoco, confrontación que desbordó hasta la incursión violenta de las policías federal y mexiquense en San Salvador Atenco, cuando estos vendedores pidieron apoyo a los pobladores de Atenco.

Pero también existieron otros conflictos en 2004 y 2005, uno por el transporte de Santa Catarina que llevó a que tomarán con violencia el palacio municipal de Texcoco, el desalojo de un vendedor de tamales del centro de Texcoco, y su demanda de apoyo a una escuela de discapacitados.

En esa última movilización también tomaron como rehenes a un funcionario municipal y a otro estatal, les colocaron cohetones en el cinturón y rociaron gasolina en sus pantalones. Los golpearon. "Si no hacen lo que queremos no hay negociación…” afirmaban.

Fuente: El Universal

www.miabogadoenlinea.net