La iniciativa presentada por el Diputado Octavio West para incorporar al Código Penal del Distrito Federal el delito de usurpación de identidad, conocido comúnmente como “robo de identidad” será sometido dentro de poco a la consideración del pleno de la Asamblea Legislativa de esa entidad.

 

El Diputado West propone se adicione a ese ordenamiento un Capítulo III en el Título Décimo Segundo para proteger el derecho a la información y sobro todo la protección de los datos personales consagrados como garantías individuales en los artículos 6 y 16 Constitucionales.

 

 

La iniciativa propone sancionar con prisión de dos a seis años y el pago de una multa de entre 400 y 600 días de multa a aquel que por cualquier medio usurpe la personalidad o identidad de otra persona, independientemente de la finalidad que persiga con la comisión de esta conducta.

 

También se sancionará a aquella persona que de su consentimiento para ser suplantado por un tercero considerándosele también responsable del delito.

 

El delito se cometerá cuando alguien se identifique como otra persona alterando o reproduciendo, falsificando o utilizando o proporcionando ante terceros información o documentos como nombre; número de seguridad social; Registro Federal de Contribuyentes; Clave Única del Registro de Población; números de tarjeta de crédito, números confidenciales o claves de acceso a servicios de banca por Internet, telefónicos o cualquier otro dato o elemento que permita el acceso a los servicios bancarios del afectado; Tarjetas de crédito o plásticos bancarios del titular o adicionales; Chequeras; Actas de nacimiento o del estado civil; Credencial de elector; Licencia de conducir; Pasaporte; Cédulas profesionales; Títulos profesionales, certificados o constancias de estudio; Huellas dactilares; Imágenes de retina; Número de teléfono celular, de oficina, domicilio o cualquier otro que permita la ubicación del titular; Firma electrónica; entre otros.

 

El dictamen considera que el fácil acceso a los medios electrónicos, avances tecnológicos, redes sociales y el uso de servicios de banca por Internet, se han constituido en una herramienta primordial para quienes adoptan la identidad de un tercero, normalmente para cometer algún ilícito, para ocultarse o para evadirse de la acción de la justicia. En España, el 80% de los robos de identidad se dan a través de Internet.

 

El Diputado West señala que esta conducta debe ser tipificada y penada como un delito autónomo, independientemente que ella sea un medio para la comisión de otros delitos o la forma de ocultarse o evadirse por haber incurrido ya en conductas delictivas.

 

Este es el primer esfuerzo en el país para sancionar esta conducta.

 

Fuente: El Universal

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It