El día de ayer PEMEX circuló un comunicado de prensa en el que informa que su subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP) presentó una demanda en la Corte Federal de Distrito en Houston, Texas, en contra de BASF Corporation y Murphy Energy Corporation, para recibir una compensación por el "petroleó condensado" que le fue robado, y que estas empresas compraron, además que con esta demanda pretende acabar con el mercado negro, principalmente en el estado de Texas.

 

El asunto inició cuando las autoridades mexicanas informaron en 2007 al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (U.S. Immigration and Customs Enforcement o ICE), que numerosas compañías y personas estaban involucradas en el robo de “petróleo condensado” a PEMEX, mismo que se comercializaba en Estados Unidos.

 

Los investigadores del ICE encontraron que varias compañías introducían ilegalmente a E.U. el producto, recibían los cargamentos por tierra, y eran enviados al Puerto de Brownsville, Texas, donde eran pagados.

Hasta el momento han sido sentenciados Arnold Maldonado de "Y Oil and Gas", Stephen Pechenick de "Valley Fuels", Donald Schroeder de "Trammo Petroleum", Tim Brink de "Continental Fuels" y Jonathan Dappen de "Petro Salum".

BASF Corporation, la petroquímica más grande del mundo y Murphy Energy Corporation alegan que desconocían que se trataba de mercancía robada.

La Procuraduría General de la República y la Policía Federal han estado investigado el robo de hidrocarburo desde hace tres años, y se calcula que el año pasado se tuvieron pérdidas por 722 millones de dólares, siendo la tercera parte de petróleo condensado.

Según reportes de Reforma, hasta agosto de 2009 PEMEX había presentado 1,587 denuncias y ninguno  de los casos ha llevado a una detención en México.

Es bueno que se este teniendo éxito en contra de las empresas norteamericanas que comercializaban los productos robados a PEMEX, pero sería interesante conocer que resultados han tenido estas investigaciones en México.

 

www.miabogadoenlinea.net