La clonación y fraudes con tarjeta de crédito es uno de los problemas de seguridad más graves que presentan los bancos, un ejemplo son los casos de clonación masiva en estados como Veracruz o Jalisco, lo que incrementó en 15% este tipo de fraudes. En 2009 simplemente los fraudes con tarjetas y otros medios de pago llegaron a 60 millones de dólares.

 

El chip en las tarjetas de crédito y débito es la herramienta más adecuada que han encontrado las instituciones financieras y las autoridades para combatir la clonación y fraudes con estos medios de pago, y en 2013 a más tardar, todas las tarjetas deberán contener este dispositivo electrónico.

Así, la banda magnética dejará de usarse en algún momento, y para efectuar nuestros pagos, tendremos que digitar el NIP. Supuestamente esta medida beneficia a los usuarios ya que les brinda una mayor protección, puesto que este sistema se llega a considerar inviolable. 

Tan es así que en el proyecto de nuevas reglas que emitirá el Banco de México en materia de tarjetas de crédito, se establece que: “Si la operación se autorizó mediante procedimientos criptográficos con un microcircuito integrado (chip) y con el NIP del cliente en la terminal punto de venta, no habrá responsabilidad alguna por parte de la emisora”, asi lo destacó el diario "El Universal" en su edición de ayer.

 

Así podriamos vernos obligados a probar que no fuimos negligentes con nuestro NIP para que la institución financiera nos devuelva el dinero que nos hayan sustraído ilegalmente.

 

Las autoridades y las instituciones financieras olvidan que no existe ningún sistema de seguridad infalible. En 2008 dos expertos del laboratorio de computación de la Universidad de Cambridge, probaron que el sistema no es infalible. En un experimento demostraron que si el intercambio de información entre la tarjeta y el equipo lector no esta encriptado, durante las transacciones se puede obtener el NIP y clonar la tarjeta. En estos caso la responsabilidad directa del fraude es del comercio, ya que sus equipos están alterados; y al igual que en los cajeros automáticos, la vulnerabilidad de los equipos es en contra de los usuarios.

 

Con la tarjeta clonada puedan crear una con banda magnética y utilizarla en aquellos comercios donde aun las acepten o retirar dinero de un cajero automático.

 

Nuestras autoridades deben investigar más antes de liberar estas disposiciones.

 

Fuente: El Universal y University of Cambridge

 

www.miabogadoenlinea.net