Futbolista Katty Martínez
Futbolista Katty Martínez

Se presentan reformas a la Ley Federal de Trabajo para una redacción incluyente en el deporte profesional e incluir seguridad social

Resultado de tres iniciativas de ley presentadas, la semana pasada quedó en primera lectura en el Senado un proyecto para reformar varias disposiciones de la Ley Federal del Trabajo que, al cambiar el lenguaje a uno incluyente, busca generar mayor equidad en el deporte.

El proyecto de decreto fue elaborado por las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social, para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, Segunda, reformando varios de los artículos de la Ley Federal del Trabajo que se refieren al deporte profesional que necesariamente implica una relación laboral. Lo anterior, partiendo de la definición de deportista profesional de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, y retomada en la Ley General de Cultura Física y Deporte que en el artículo 84 dispone que el deporte profesional es “aquél en el que el deportista se sujeta a una relación de trabajo, obteniendo una remuneración económica por su práctica”, y regulado en el Capítulo X de la Ley Federal del Trabajo.

En una referencia citada en el proyecto de decreto1, para la OIT, deportista profesional es quien “devenga ingresos por participar en deportes de competición que se practican bajo el control de una organización deportiva como un club o una federación. Esta definición comprende a: a) las personas que se dedican al deporte como única actividad profesional, en calidad de asalariados o de jugadores con contratos de clubes deportivos, y b) a los deportistas que pueden tener otros empleos pero dedican un tiempo considerable a entrenarse y competir en eventos deportivos que les reportan ingresos, como es el caso de las personas que compiten en algunas disciplinas olímpicas.”

Si bien se trata de una actividad que, como se mencionó, ya está regulada en México, se ha considerado importante ajustar la redacción de los artículos para evitar la discriminación de las mujeres deportistas profesionales, quienes suelen recibir menor salario que los deportistas profesionales hombres, y menores prestaciones y protecciones laborales, para referirse a “personas deportistas profesionales”.

De la reforma presentada, vale la pena señalar que se aborda no solamente lo relativo a la no discriminación laboral, sino al pago de salarios desigual y se ajustan obligaciones patronales respecto del deporte profesional en lo general.

De esta forma, se propone cambiar la redacción del artículo 292 a la siguiente:

“Las disposiciones de este capítulo se aplican a cualquier persona deportista profesional que practica una disciplina o especialidad deportiva sujeta a una relación de trabajo obteniendo una remuneración económica por su práctica, sin distinción por origen étnico o nacional, género, sexo, edad, las discapacidades, condición social, de salud, religión, opiniones, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana, tales como personas futbolistas, basquetbolistas, tenistas, boxeadoras, luchadoras y otras semejantes. Para el caso del trabajo de las personas menores de edad, se estará a lo dispuesto en la presente Ley.”

Por lo que se refiere a la equidad en el salario, la redacción actual del artículo 297 que dice:

“No es violatoria del principio de igualdad de salarios la disposición que estipule salarios distintos para trabajos iguales, por razón de la categoría de los eventos o funciones, de la de los equipos o de la de los jugadores”,

cambia a:

“Será violatoria del principio de igualdad de salarios la disposición que estipule salarios base distintos para trabajos iguales, por origen étnico o nacional, género, sexo, edad, las discapacidades, condición social, de salud, religión, opiniones, estado civil, o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas deportistas profesionales.

“El salario base podrá contar con aportaciones adicionales derivadas de la categoría de los eventos o funciones, de los equipos o de la experiencia en el deporte profesional.”

Este salario base será determinado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en coordinación con el Instituto Nacional de las Mujeres, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y el Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte.

Es cierto que esta nueva redacción de ninguna forma va a equiparar los millonarios sueldos de los futbolistas hombres a los sueldos de las futbolistas mujeres, por citar un ejemplo, porque el salario base suele ser la parte más baja de un salario, aunque sea sobre la que se calculan las diversas prestaciones.

Quizá es más interesante la reforma que se propone al artículo 300, que de momento solamente obliga a las personas empleadoras (patrones) a organizar y mantener un servicio médico que practique reconocimientos periódicos; y a conceder a los trabajadores un día de descanso a la semana.

La nueva redacción obliga a lo siguiente:

1. Inscribir y aportar a la seguridad social a la persona deportista profesional, incluyendo las aportaciones al Fondo Nacional de la Vivienda.

2. Organizar y mantener un servicio médico privado especializado para la persona deportista profesional, conforme con los requisitos de la disciplina deportiva que desarrolla, con perspectiva de género.

3. Conceder un día de descanso a la semana a las personas deportistas profesionales, sin detrimento de su salario.

4. Establecer los reglamentos y protocolos correspondientes para prevenir la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso u hostigamiento sexual en su ámbito de trabajo.

5. Garantizar el ejercicio de los derechos laborales, individuales y colectivos.

Finalmente, se adiciona a la indisciplina grave o las faltas repetidas de indisciplina y a la pérdida de facultades como causas especiales de rescisión y terminación de la relación de trabajo, las siguientes:

1. Por cualquier tipo de discriminación sufrida por la persona deportista profesional.

2. Actos de violencia, amenazas, injurias, hostigamiento y/o acoso sexual, malos tratamientos u otros análogos.

De momento, es una iniciativa que deberá ser votada y revisada en el Pleno del Senado de la República. Superado el voto, seguirá su proceso legislativo en la Cámara de Diputados.

Más información senado.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial, citando y vinculando a miabogadoenlinea.net

1 https://infosen.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/65/3/2023-12-06-1/assets/documentos/Dictamen_Ley_Fed_Trabajo.pdf

Pin It