Instrumental quirúrgico

En Veracruz sigue vigente un reglamento que regula la esterilización forzada de “ejemplares humanos indeseables de reproducción”

La eugenesia es cualquier procedimiento destinado al control genético-hereditario de una especie. Se trata de una corriente ideológica surgida a principios del siglo XX, que propugnaba por mejorar la especie humana. Actualmente, es condenada desde el punto de vista científico por ignorar los conocimientos genéticos, y humanista por oponerse a la primera prerrogativa de todo ser humano: la vida.

La eugenesia fue una ideología aceptada por el nacionalsocialismo en Alemania, pero antes de eso, en muchos otros países, como en Estados Unidos, en donde se replicaron leyes de esterilización forzosa, que incluso fueron consideradas constitucionales por la Suprema Corte de ese país. Japón también tuvo la Ley de Protección de Eugenesia, que inició vigencia en 1946 tras la Segunda Guerra Mundial, reemplazando a una ley de 1940, y que ordenaba que todas las personas con discapacidades intelectuales, enfermedades mentales o trastornos hereditarios fueran esterilizadas para prevenir nacimientos de descendientes "inferiores".

México no escapó a la tendencia “moderna” de querer “mejorar la raza” con voces promoviendo la inmigración de personas de “raza blanca”, y evitando la de “negros y amarillos”, considerando que la existencia de los pueblos indígenas era “un gran problema”. Así, en 1929 se fundó en la Ciudad de México la Sociedad Mexicana de Puericultura, con una sección especial de eugenesia, seguido en 1931 de la fundación de la Sociedad Mexicana de Eugenesia para el Mejoramiento de la Raza, caracterizada por su cercanía al círculo político en el poder y las autoridades de salud pública.1

“La influencia de la Sociedad Mexicana de Eugenesia en la promoción legislativa se expresa en diversas facetas. Respecto de la salud matrimonial en la formalización de la Ley de Certificado Prenupcial de 1935, Decreto número 1709; en el reglamento de la campaña antivenérea de abril de 1940; en la derogación de la reglamentación de la prostitución y en múltiples programas de educación sexual y campañas de difusión y propaganda de responsabilidad hacia la descendencia implantados desde la educación básica de manera formal por la Secretaría de Educación Pública, y en campañas de prevención de enfermedades venéreas y transmisión de caracteres psicopatológicos a través del Departamento de Salubridad Pública.”2

Pese a lo anterior, parece que solamente en Veracruz se promulgó una ley en la materia. Se trataba de la Ley que crea la Sección de Eugenesia e Higiene Mental, de julio de 1932.

Así, el servicio "Sección de Eugenesia e higiene Mental", adscrito a la Dirección General de Salubridad del Estado, quedó encargado “del estudio, en nuestro medio, de las enfermedades y defectos físicos del organismo humano, susceptibles de transmitirse por herencia de padres a hijos.” Esta Sección quedó facultada para dictar y aplicar “en cada caso, las medidas necesarias de profilaxis que científica y experimentalmente sancionadas, prevengan a las nuevas generaciones contra las enfermedades, defectos físicos y mentales hereditarios.”

Se trata de una ley que fue formalmente abrogada, no así su Reglamento, que, pese a que actualmente es inconstitucional y, por lo tanto, inaplicable, no ha sufrido el proceso formal para ser abrogado y sigue listado en la página web del estado de Veracruz Ignacio de la Llave como legislación vigente.

En lo que posiblemente es un error, se señala que el Reglamento de Eugenesia e Higiene Mental fue publicado en la Gaceta Oficial del Estado el 13 de febrero de 1992. No pude corroborar este dato porque en la web de la Gaceta solamente se puede consultar hasta el 2010.

En el artículo 1º señala que “la Sección de Eugenesia e Higiene Mental, dependiente de la Dirección de Salubridad, procederá al estudio y tratamiento de los problemas de eugenesia: regulación de la natalidad, esterilización en su caso de los ejemplares humanos indeseables de reproducción y en general cuantos aspectos de función social afecten la reproducción de la especie y la preservación de la misma contra cualquiera (sic) causa de degeneración.” (El resaltado es mío).

El artículo 6 detalla el proceso de esterilización, que solamente podrá ser “de enajenados, idiotas, degenerados o dementes en grado tal que a juicio de la Sección de Eugenesia e Higiene Mental la lacra del individuo se considere incurable y transmisible por herencia”.

Una vez que un consejo conformado por tres peritos concluyera en la procedencia de la esterilización forzada, el reglamento establece como requisito que “la operación quirúrgica o el procedimiento técnico en virtud del cual se realice la esterilización, no cause al sujeto más que la incapacidad genésica, pero le conserve en cambio todas las demás funciones sexuales”, además de que “no implique mutilación ni deformación anatómica visible, ni traiga consigo la pérdida de las aptitudes psíquicas o fisiológicas que sean necesarias para la educación del sujeto para que pueda bastarse a sí mismo social y económicamente.”

También prevé la esterilización “de seres humanos que padezcan enfermedades que se transmitan por herencia y que sean declaradas incurables” y la de “delincuentes, reincidentes o incorregibles”, con la finalidad de “evitar la procreación de seres humanos de irresponsable inadaptabilidad social.”

Pese a que el Reglamento pasa por encima de la autonomía de las personas, procura protegerles otros derechos y así, se dispone que la esterilización “se aplicará de manera que aquélla no se considere ignominiosa o infamante, y en ningún caso podrá aplicarse como pena o estigma, ni implicará jamás la pérdida de ninguno de los derechos civiles o políticos que corresponden al sujeto de dicha operación.”

Además, de disponer “la medición de la inteligencia de niños y adultos, con relación a su edad cronológica o adoptando al efecto las bases, escalas y pruebas que a tal objetivo conduzcan y que gocen de mayor crédito científico” y fomentar la creación de “Sociedades Privadas de Eugenesia, formadas por personas capacitadas”, el artículo 13 señala lo siguiente:

“El tratamiento y estudio del problema y cuestiones relacionadas con la regulación de los nacimientos, la información sexual técnica impartida con propósitos eugénicos, y todas las demás actividades de carácter científico que sobre estos particulares se desarrollen, serán de la exclusiva jurisdicción de la Sección de Eugenesia e Higiene Mental, quedando prohibido en el Estado el tratamiento de dichos asuntos o la difusión de conocimientos sobre dichas materias, por individuos que no sean médicos o profesores titulados en la ciencia Eugénica y cuyo título haya sido reconocido y aceptado por la Sección de Eugenesia e Higiene Mental.”

Leer este reglamento es doloroso y su existencia como disposición vigente, es ofensiva. No basta más que un plumazo del gobernador para quitarlo de la lista y no entiendo la razón por la que nadie lo ha hecho.

Finalmente, en la actualidad el término de eugenesia tiene connotaciones negativas y nadie habla de esta ideología en voz alta. Lo penoso, sin embargo, es que al cerrar fronteras, rechazar inmigrantes, hablar de “razas” y denostar a los pueblos originarios, esta ideología sigue zumbando en el fondo de muchas mentes prejuiciosas y llenas de desprecio que no alcanzan a vislumbrar la malignidad de las esterilizaciones forzadas.

Más información http://www.veracruz.gob.mx/normativa-vigente/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial, citando y vinculando a miabogadoenlinea.net

1 Laura Suárez y López-Guazo y Rosaura Ruiz Gutiérrez. Eugenesia y medicinal social en el México posrevolucionario. Revista Ciencias. UNAM. https://www.revistacienciasunam.com/en/95-revistas/revista-ciencias-60/810-eugenesia-y-medicinal-social-en-el-mexico-posrevolucionario.html

Pin It