Dibujo de niña lavándose la cara y niño cepillándose los dientes, y microplásticos diluyéndose en el agua

Cámara de Diputados aprobó reforma para prohibir los cosméticos con microplásticos añadidos intencionalmente

Respecto del importante tema de los microplásticos, esta semana se aprobó en la Cámara de Diputados una reforma a la Ley General de Salud para prohibir “en la elaboración, importación y comercialización de productos cosméticos el uso de microplásticos añadidos intencionalmente para exfoliar, pulir o limpiar.”

Mucho sabemos actualmente sobre la nociva presencia de microplásticos en los océanos, entendidos como las partículas sólidas de plástico de hasta 5 milímetros de diámetro, definición incluida en la reforma a la Ley General de Salud y propuesta en una reforma que está siendo analizada a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, de conformidad con la terminología internacional.

La reforma al artículo 269 de la Ley General parte de tres iniciativas diferentes, la primera presentada en febrero de 2020 por las diputadas Julieta Macías Rábago e Irma Juan Carlos, integrantes de los Grupos Parlamentarios de Movimiento Ciudadano y Morena, respectivamente. En la exposición de motivos, las legisladoras presentan muy interesantes datos globales como que, conforme con Greenpeace, entre el 60 y el 80% de los residuos marinos son plástico, en su mayoría son fragmentos menores a los cinco milímetros, microplásticos, estimándose que hay entre cinco y cincuenta mil millones de microplásticos en el mar.

El grado de contaminación es de tal magnitud, que se concluye que el daño es irreversible. Esta contaminación tiene consecuencias graves para los ecosistemas y para la salud animal y humana, porque ahora ya sabemos que comemos plástico, no solamente por la ingesta de agua o el consumo de carne animal, sino incluso de vegetales.

En referencia a los productos de limpieza y cosméticos, como cremas, champú o pasta de dientes, las diputadas dicen que estos microplásticos “pueden provenir de dos fuentes, ‘algunos se fabrican de origen con ese tamaño, pues forman parte de detergentes domésticos o productos de belleza (bloqueadores y exfoliantes, etcétera), mientras que otros resultan de la fragmentación de plásticos de mayor tamaño’ y ‘en muchos casos, los plásticos no se vierten intencionadamente a las aguas, pero llegan de forma indirecta, como es el caso de [...] los nurdles o lágrimas de sirena, pequeñas bolitas de plástico que sirven como materia prima de la industria del plástico. La falta de cuidado al transportarla y manejarla puede hacer que millones de estas microesferas acaben por error en la naturaleza y, debido a su pequeño tamaño y diversos colores, los animales pueden consumirlas al confundirlas con alimento’”.

Agregan que “lo mismo ocurre con las microesferas que la industria cosmética utiliza en cremas exfoliantes, pastas de dientes y otros productos de belleza” y que “[e]studios recientes indican que algunos productos cosméticos contienen aproximadamente la misma cantidad de plástico que el contenedor en el que vienen envasados y su uso cotidiano introduce estas partículas directamente en las corrientes de aguas residuales y hacia el drenaje.”1

En este mismo documento citan algunas conclusiones del Estudio sobre el impacto de la contaminación por microplásticos en peces de México, coordinado por Greenpeace y el Centro para la Diversidad Biológica, que arrojan las siguientes cifras:

"En total se revisaron 755 peces, pertenecientes a 66 especies de las tres regiones, de los cuales 411 presentaron microplásticos, lo que representa el 54 %. En más de la mitad de los peces recolectados se encontró al menos una pieza plástica; sin embargo, este porcentaje es intermedio al compararlo con estudios realizados en otras partes del mundo que varían entre 3 por ciento y 77 por ciento.

“La región que mostró más afectación por microplásticos fue Veracruz, que presentó tanto un mayor porcentaje de peces contaminados (96 % inicial, 36 % con la proporción de ajuste), como el mayor número de piezas (1,865 identificadas visualmente, 690 calculadas con la proporción de ajuste). Por el contrario, la que tuvo menor impacto fue La Paz (21 % de peces identificados inicialmente con plástico, 8% con la proporción de ajuste).”

En las iniciativas se expone que es necesario, por motivos de salud y de medioambiente, prohibir el uso de microplásticos innecesarios, como los usados en los cosméticos. De esta forma, las tres iniciativas proponían prohibir de plano los cosméticos con microplásticos. Sin embargo, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados consideró hacer algunas precisiones, citando experiencias de otros países, de forma tal que la prohibición se refiere a los cosméticos a los que se añaden intencionalmente microplásticos para exfoliar, pulir o limpiar. Desde mi punto de vista, esta redacción abre posibilidades para que la industria se excuse de cumplir con la disposición.

Ahora bien, si se trata de prohibir el uso de microplásticos innecesarios, también habría que legislar sobre los textiles derivados del petróleo como el látex, nailon, y otras, porque también, desde hace años se sabe que no nada más con su fabricación se genera contaminación por plástico, sino que cada vez que metes a lavar las blusas o camisas de poliéster, en el enjuague se van pequeñas partículas de plástico que llegan hasta el mar.

La reforma está ahora en la Cámara de Senadores.

Más información diputados.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial, citando y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen CC de metanoverde.blogspot.com

1Que adiciona el artículo 269 de la Ley General de Salud, suscrita por las diputadas Julieta Macías Rábago e Irma Juan Carlos, de los Grupos Parlamentarios de Movimiento Ciudadano y Morena. Www.diputados.gob.mx

Pin It