Mujer con cubrebocas

 

Se presentó un exhorto en la Cámara de Diputados para que el senado ratifique en Convenio 149 de la OIT sobre personal de enfermería

En la sesión del 13 de diciembre se presentó en la Cámara de Diputados un exhorto a la Cámara de Senadores para ratificar el Convenio 149 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, sobre el personal de enfermería.

El Convenio 149 data de 1977, pero no ha perdido actualidad porque, desafortunadamente, la situación del personal de enfermería en el mundo no ha variado, ya que la profesión no consigue atraer un número suficiente de candidatos ni en los países desarrollados ni en los países en desarrollo, e incluso, un gran número de personas calificadas abandonan el sector para incorporarse a otros.

Un claro ejemplo de lo anterior se vivió ayer en el Reino Unido con el masivo paro de labores de personal de enfermería del sistema nacional de salud, National Health Service, NHS, pidiendo un aumento de salario de, por lo menos, el 19 por ciento, con la finalidad de retener al personal actual y atraer a más personas a la profesión, lo que ayudaría para aligerar la pesada carga de trabajo que existe, precisamente, por la falta de personal. This is Going to Hurt, es una serie de televisión, basada en un libro, que muestra la situación del personal médico y de enfermería en los hospitales públicos británicos.

En México, según el documento presentado por la diputada Araceli Ocampo para pedir al Senado la ratificación del Convenio, en México, con información de la Secretaría de Salud, hay 305 mil profesionistas de enfermería, para atender a 128 millones de habitantes.

Los bajos salarios, la falta de reconocimiento a la labor que hacen, la falta de respeto a sus condiciones laborales, exigiéndoles largas jornadas de trabajo que nos son pagadas como corresponde, se listan como algunas de las razones por las cuales la profesión no atrae a más personas.

Así, en el documento del exhorto se señala que “a pesar de que se dio apertura para la profesionalización de esta labor que tanto ha apoyado a nuestro país, sus condiciones laborales no han mejorado, es decir, ni siquiera han cambiado en un aspecto favorable ya que las y los enfermeros se enfrentan a los sueldos que les ofrecen, pues no son lo suficientemente proporcionales a las actividades que desempeñan pues la mayoría de ellos cobran como técnicos a pesar de contar con un título universitario y algunas cuentan con estudios de posgrado, pero son contratadas con categoría de auxiliares y salarios precarios por la inexistencia de un tabulador unificado a nivel de instituciones gubernamentales y privadas a nivel nacional.”

Como ejemplo, se hace referencia al tabulador de salarios del IMSS, en el que se aprecia que el salario de enfermera(o) general, en una jornada de 8 horas, es de 6,226.92 pesos al mes.

Actualmente, las condiciones generales de trabajo contempladas en la Ley Federal de Trabajo aplican para el personal de enfermería, lo que significa que algunas disposiciones del Convenio 149 ya aplican en nuestro país como jornadas de trabajo, derecho a vacaciones y a la seguridad social, el documento internacional obliga a los países “a elaborar y poner en práctica, […] una política de servicios y de personal de enfermería que, [...] tenga por objeto prestar tales servicios en la cantidad y calidad necesarias para asegurar a la población el mayor nivel posible de salud.”

En lo particular, las medidas se refieren a proporcionar educación y formación apropiadas al ejercicio de sus funciones, y condiciones de empleo y de trabajo, incluidas perspectivas de carrera y una remuneración, capaces de atraer y retener al personal en la profesión.

Al Convenio 149 acompaña la Recomendación 157, que, aunque no es vinculante, proporciona orientación adicional referente a la política y la acción nacionales.

Por ejemplo, en la Recomendación se señala que las funciones del personal de enfermería deberían clasificarse según el grado de juicio requerido, la facultad de adoptar decisiones, la complejidad de las relaciones con otras funciones, el nivel necesario de calificaciones técnicas y el grado de responsabilidad por los servicios de enfermería que se prestan. Lo anterior porque esta clasificación sirve para lograr unas estructuras de empleo más homogéneas.

Así, se dispone que el personal de enfermería de determinada categoría no debería ser utilizado en sustitución del de una categoría superior, salvo en caso de urgencia especial, a título provisional y a condición de que posea una formación o una experiencia suficiente y reciba una compensación adecuada.

En las consideraciones del Convenio de la OIT se reconoce que el personal de enfermería, en colaboración con las demás categorías de personal de los servicios de salud, desempeña una labor esencial para la protección y mejoramiento de la salud y bienestar de la población, pero que debido a “su situación actual en numerosos países del mundo, caracterizada por la escasez de personal calificado y una utilización a veces inadecuada del personal existente, constituye un obstáculo para el desarrollo de servicios de salud eficaces”.

¿Queremos mejores servicios de salud y de seguridad? Tenemos que empezar por dignificar la labor que estos servidores prestan, mejorando sus condiciones de trabajo.

Más información diputados.gob.mx / ilo.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción vinculando y concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It