Delfin

 

Cámara de Senadores recibió dictamen para reformar Ley General de Vida Silvestre para prohibir uso de mamíferos marinos en espectáculos fijos y su reproducción

El 18 de octubre, la Cámara de Diputados aprobó una iniciativa de reformas a la Ley General de Vida Silvestre tendiente a ampliar la protección al bienestar de los mamíferos marinos al prohibir que sean utilizados, no solo en espectáculos itinerantes, sino fijos, y que sean reproducidos los que están en cautiverio.

Desde 2011 se prohíbe en México lo que se conoce como “aprovechamiento extractivo”, es decir, la utilización de ejemplares, partes o derivados de especies silvestres, mediante colecta, captura o caza, y desde 2015 se prohíbe que sean utilizados en espectáculos itinerantes.

La reforma, que la Cámara de Senadores está por discutir y votar, amplía las protecciones al prohibir su utilización también en espectáculos fijos, como el delfinario del Acuario de Veracruz, y prohibir que sean reproducidos los que ya están en cautiverio, salvo que la finalidad de la reproducción sea de reintroducción, repoblación o traslocación.

En la Exposición de Motivos, la diputada Karen Castrejón Trujillo, del Partido Verde, se refiere a la evidencia científica sobre el sufrimiento animal, las consecuencias medioambientales por la explotación de los recursos marinos y nos cuestiona: “La pregunta aquí es ¿verdaderamente somos esa sociedad que no quiere evolucionar para seguir perpetuando actividades que implican afectaciones importantes a animales silvestres para nuestro entretenimiento?, ¿queremos ser esa sociedad que paga por un espectáculo que contribuye a condenar a los animales a vivir en condiciones que no se parecen en nada a su medio natural?”

En 2015, cuando se prohibió el uso de mamíferos marinos, especialmente delfines, en espectáculos itinerantes, hubo una fuerte oposición a la medida por las empresas que lucraban con los animales, de tal forma que la reforma del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre llegó hasta la Suprema Corte.

En 2017, de forma unánime, la Primera Sala negó el amparo que presentó la empresa Convimar, S.A. de C.V., que argumentaba que ese artículo era violatorio de sus derechos a la igualdad, a la libertad de comercio, a la garantía de audiencia y a la seguridad jurídica. La Primera Sala concluyó que esta prohibición es una medida que protege el derecho a un medio ambiente sano al que debe tener acceso toda la sociedad.

La explotación de animales marinos sigue siendo una lucrativa actividad y en la iniciativa se hizo referencia a ello, al señalar que las empresas que se dedican a esta actividad, la defienden citando la pérdida de empleos y la vulneración a su derecho a dedicarse a cualquier actividad lícita, negando la existencia de actos de crueldad y maltrato animal.

“En este caso, el derecho fundamental a un medio ambiente sano, en su vertiente de protección a la biodiversidad, tiene un peso de mayor relevancia que la libertad individual para dedicarse a una actividad, por lo que una restricción de esa naturaleza se encuentra justificada y, por ende, es claro que no se vulnera el derecho a la libertad de trabajo”, se cita de una tesis de la Segunda Sala de la Suprema Corte.

Tras el desastre que fue la prohibición al uso de animales en circos sin proponer una transición, esta reforma, al establecer una fecha para poner fin a estos espectáculos, presenta una transición ordenada y respetuosa, que garantiza la legalidad y el bienestar de los mamíferos marinos en cautiverio.

Reconociendo que no todos los animales que hoy están en cautiverio podrán regresar a la libertad del océano, especialmente aquellos que nacieron en cautiverio, la iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados propone añadir los propósitos de enseñanza, conservación y preservación a las excepciones a la prohibición de aprovechamiento extractivo de los mamíferos marinos. Así, en los transitorios de la reforma se obliga a los propietarios y poseedores de mamíferos marinos a garantizar que los animales bajo su resguardo serán cuidados bajo los principios y medidas de trato digno y respetuoso hasta su muerte, particularmente porque ya no podrán reportar ningún beneficio económico.

Como parte de la transición, se instruye a los propietarios y poseedores de mamíferos marinos en cautiverio a integrar y entregar un inventario de los animales a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, en un plazo máximo de noventa días naturales, contados a partir de la entrada en vigor del decreto.

Finalmente, se concede un plazo de 365 días naturales al Ejecutivo Federal para iniciar el proceso de expedición y actualización de la normatividad administrativa necesaria para el cumplimiento de estas disposiciones.

En el Orden del Día del 3 de noviembre de la Cámara de Senadores, se listaba este dictamen, pero, al final, no fue discutido. Esperemos que en la próxima sesión, el Senado discuta esta iniciativa que sí es de importancia por referirse a seres vivos.

Más información diputados.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción vinculando y concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It