Día del migrante

 

Se entregó Premio Sentencias 2022 a decisiones de tribunales de la región en las que se protegen derechos de población migrante

En un llamado de atención hacia la situación de la población migrante y refugiada en América Latina, el 24 de octubre se entregó el Premio Sentencias 2022, resultando premiada por primera vez desde su creación en 2017, una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN.

El Premio Sentencias, conforme con el sitio web de la organización Sin Fronteras, “es una iniciativa del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados; la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, A.C.; la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Relatoría sobre los Derechos de los Migrantes; Sin Fronteras, I.A.P.; la Alianza para las Migraciones en Centroamérica y México; y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en el marco de una unión de esfuerzos que ha permitido materializar una agenda de trabajo con el poder judicial mexicano, con el objetivo de acercar la justicia a la población migrante y sujeta de protección internacional y visibilizar buenas prácticas de jueces, juezas, cortes y tribunales de todo el continente americano.”

La Convocatoria de este año fijó el 4 de mayo como la fecha de inicio de recepción de las sentencias, listando los requisitos que debían cumplir, como haber sido dictadas por un órgano impartidor de justicia (no únicamente del Poder Judicial) del Continente Americano, entre enero del 2010 al 31 de julio de este año.

Este año fueron premiadas decisiones de Colombia, Ecuador y México, además de que recibieron mención especial decisiones de la Quinta Sala del Tribunal Superior Administrativo de República Dominicana y la Corte Constitucional de Colombia.

El primer lugar es una sentencia de la Corte Constitucional de Colombia que ordenó a la Secretaría de Salud valorar de forma urgente a una mujer venezolana y a sus dos hijas que estaban en el país con una situación migratoria irregular.

El segundo lugar fue para una sentencia de la Corte Constitucional de Ecuador que ordenó adecuar las normas para considerar en las inscripciones de nacimiento el contexto migratorio del país y las circunstancias individuales de las y los adolescentes migrantes. La sentencia derivó del caso de seis mujeres migrantes a quienes se les negó el registro de nacimiento de sus hijas e hijos por no haberse presentado con un representante legal que se los autorizara.

El tercer lugar fue otorgado a la SCJN por la decisión de un amparo en revisión de 2019 en el que la Primera Sala resolvió que el procedimiento de revisión migratoria que estaba previsto en la Ley de Migración que permitía revisiones migratorias en lugares distintos a los de tránsito internacional, es inconstitucional por ser contrario a los derechos de libre circulación y tránsito dentro del territorio nacional, y a los derechos de igualdad y no discriminación, por haberse basado en criterios raciales para determinar una posible situación irregular de las personas en el país, generando un impacto en las comunidades indígenas y afromexicanas.

Este Premio no implica dinero, ya que el objetivo es visibilizar las decisiones mediante la difusión en todo el continente de las sentencias ganadoras y la posibilidad de participar en foros públicos que se celebren para exponer medidas tendientes a dignificar las condiciones de vida de la población migrante y refugiada.

De forma muy importante, la SCJN comunica que este año, durante la entrega del Premio, se reflexionó sobre los peligros y retos que enfrentan las personas que se ven forzadas a dejar su hogar en búsqueda de un lugar seguro o de una mejor calidad de vida, particularmente de quienes huyen de los desastres causados por el cambio climático.

Según estimaciones del Banco Mundial, 17 millones de personas en América Latina podrían verse obligadas a desplazarse por motivos climáticos en 2050.

En su sitio web, la SCJN señala que “la movilidad humana es una realidad desde el inicio de la humanidad y continuará siendo uno de los mayores retos humanitarios del siglo. Para proteger a las personas en situación de movilidad se debe hacer frente de manera colectiva y plantear soluciones urgentes.”

Frente a la migración inducida y afectada por el cambio climático, los gobiernos de América Latina “tienen la oportunidad de emprender acciones multilaterales y generar políticas migratorias coherentes con los compromisos adquiridos a nivel nacional e internacional”.

A la población en general nos corresponde entender estos movimientos de personas y que ninguno de nosotros está exento de tener que migrar en algún momento.

Más información scjn.gob.mx / premiosentencias.sinfronteras.org.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It