Mazo judicial

 

Dos importantes sentencias se dictaron esta semana a los feminicidas de Ingrid Escamilla, en la CDMX, y de Claudia, en Saltillo

Esta semana se dieron a conocer las sentencias de dos casos de feminicidios, uno en la Ciudad de México, de Ingrid Escamilla, y el otro, el de Claudia, una mujer cuyo cuerpo sin vida fue depositado en una bote de basura en Saltillo, Coahuila.

Es difícil no conocer el caso de Ingrid Escamilla, la mujer de 25 años asesinada en 2020 por su entonces pareja sentimental, Erick Francisco, quien en un departamento en la Ciudad de México mutiló el cuerpo para tratar de ocultar su delito. Las imágenes de este horrible homicidio fueron filtradas a los medios, lo que dio origen a la llamada “Ley Ingrid”.

La Ley Ingrid, a nivel federal, es la adición de una fracción al artículo 225 del Código Penal Federal, para establecer que comete delito contra la administración de justicia, el servidor público “que por sí o por interpósita persona, por cualquier medio o fuera de los supuestos autorizados por la ley fotografíe, copie, filme, audiograbe, videograbe, reproduzca, difunda, entregue, revele, remita, comparta, distribuya, publique, trasmita, exponga, oferte, intercambie o comercialice imagen, audio, video, documento, información, indicio, evidencia u objeto alguno relacionado con alguna investigación penal las condiciones personales de una víctima o circunstancias de hecho o hechos que la ley señale como delito.” Varios estados ya han aprobado adiciones semejantes en sus códigos penales.

En Saltillo, Claudia murió en octubre de 2020, también a manos de su entonces pareja sentimental, Carlos Abraham, quien, asistido por un cómplice de nombre José Alfredo Domínguez Moreno, depositó su cuerpo inerte en un bote de basura afuera del edificio en que vivía.

En el caso de Ingrid Escamilla, Erick Francisco fue sentenciado a 70 años de prisión, la pena máxima por este delito en la Ciudad de México, al habérsele encontrado plenamente responsable de sus actos. Por la filtración de las fotografías del lugar del delito, en diciembre de 2020, un policía identificado como Benjamín Rubén fue vinculado a proceso.

Respecto del feminicidio de Claudia, Carlos Abraham fue condenado a 40 años de prisión. En su caso, cuando fue detenido en octubre del 2020, declaró que se había entregado a las autoridades para “declarar todo”.

El Ministerio Público solicitó el procedimiento abreviado, conforme con el artículo 201 del Código Nacional de Procedimientos Penales. Uno de los requisitos para este tipo de procedimiento, que se realiza como alternativa al juicio oral y en el que el juez de control dicta la sentencia, es que el imputado admita su responsabilidad.

En estos procedimientos, el Ministerio Público puede solicitar la reducción de hasta una mitad de la pena mínima en los casos de delitos dolosos y el juez no puede imponer una pena distinta o de mayor alcance a la solicitada. En el caso, la pena impuesta fue la mínima, pues el Código Penal de Coahuila castiga el feminicidio con pena de prisión de 40 a 60 años, más el pago de una multa.

Además de prestar su condena tras las rejas, Erick Francisco deberá pagar un millón 615 mil 218 pesos por concepto de reparación del daño.

Su cómplice, José Alfredo Domínguez Moreno, fue sentenciado en septiembre de 2021 a 15 años de prisión y a la reparación del daño equivalente a 150 mil pesos.

Estas sentencias son importantes, pero hace falta más. Conforme con el reporte Hallazgos 2021 de México Evalúa, publicado el 4 de octubre, en Coahuila el 71.4 por ciento de los feminicidios quedan impunes, mientras que en la Ciudad de México el porcentaje de impunidad asciende a 92.2. A nivel nacional, el 88 por ciento de los feminicidios quedan sin castigo.

Por su parte, la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) de 2021 del INEGI, estimó que el 70,1 por ciento de las 50,5 millones de mujeres de 15 años en adelante, ha experimentado al menos una situación de violencia en su vida, un índice elevadísimo.

Las sentencias dictadas no traerán de regreso a Claudia ni a Ingrid, pero esperemos que sirvan como factor disuasorio para que más mujeres en este país podamos vivir sin violencia.

Más información eldiariodecoahuila.com.mx / heraldodemexico.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It