Vaca y ternero

 

Se presentó iniciativa para prohibir en la ley general en materia de medioambiente, la realización de toda corrida de toros o novillos

El martes 11 de octubre, se publicó en la Gaceta de la Cámara de Diputados una iniciativa para reformar la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y prohibir las corridas de toros y de novillos en cualquier modalidad.

La iniciativa fue presentada por las diputadas Karen Castrejón Trujillo, del Partido Verde Ecologista, y Melissa Estefanía Vargas Camacho, del PRI, exponiendo detalladamente la documentación científica que expone el trato cruel y degradante al que se exponen los toros y novillos durante estos eventos, que se han calificado de “fiesta”, para el divertimento de unas cuantas personas.

Las diputadas citan opiniones de médicos veterinarios que han sido presentadas en tribunales, como en Cataluña, España, en los que se desmiente que estos animales no sufren y que vívidamente exhiben el sufrimiento al que son sometidos.

También es citado el estudio publicado por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México “Bienestar animal en las corridas de toros”, “que contiene un análisis técnico respecto a la crueldad y maltrato durante las corridas de toros, en el cual se describe que cada uno de los actos que componen dicho espectáculo tiene consecuencias severas en los toros, tanto emocionales como físicas, evidenciando el dolor y sufrimiento que viven, como alteraciones en su sistema cardíaco y muscular; sudoración y estrés; lesiones cutáneas y óseas; hemorragias y, derivado de ello, deshidratación y anemia”.

Este estudio, señalan las diputadas, ha sido tomado como referencia por dos juzgados de distrito que en decisiones diferentes, una en junio en la Ciudad de México, y otra en agosto en Zacatecas, concedieron la suspensión definitiva a la realización de corridas de toros, solicitadas por organizaciones civiles de protección a los animales.

En la decisión de la Ciudad de México, el juez Jonathan Bass del Juzgado Primero de Distrito en materia administrativa escribió: “La concesión de la suspensión definitiva no vulneraría el orden público ni afectaría el interés social sino que, por lo contrario, permitiría que las autoridades ejercieran sus facultades legales para evitar la contravención al derecho a un medio ambiente sano que ocasiona la muerte injustificada, los tratos crueles y los sufrimientos innecesarios de los toros de lidia”.

Añadió: “Bajo esa lógica, lejos de constituir una afectación a la sociedad, generaría un beneficio no solo a las partes del presente juicio sino a todas las personas que vivan en la Ciudad de México y su entorno adyacente con independencia de la postura ideológica que profesen acerca de las actividades taurinas”.

La iniciativa también cita extractos de dos decisiones de la Suprema Corte respecto de las peleas de gallos en Veracruz y Nayarit, exponiendo argumentos en contra del maltrato animal.

Sobre este tema, en 2018 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, determinó que las peleas de gallos no son consideradas una expresión cultural amparada por la Constitución, por lo que la prohibición establecida en el estado de Veracruz es constitucional.

En junio de este año, la Segunda Sala de la SCJN concluyó que las corridas de toros y las peleas de gallos no son susceptibles de protección como patrimonio cultural.

En esta segunda decisión se reafirmó lo expuesto en la de 2018 de que “los animales sintientes no son meras ‘cosas’ al servicio indiscriminado e irrestricto de los seres humanos, sino que son especies merecedoras de un trato decente, lo cual exige, al menos, que las personas se abstengan de generarles sufrimiento, agonía, dolor y muerte, para meros fines recreativos o deportivos.”

Como la autorización de las corridas de toros y novillos es materia local, la propuesta es la de reformar la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente para lograr una armonización de las legislaciones locales. De esta forma, se propone adicionar al artículo 87 Bis 2 una frase en el tercer párrafo para que, además de prohibir las peleas de perros, se prohíban las “corridas de toros y novillos, sean éstas públicas o privadas y se realicen con o sin fines de lucro”.

Hasta el momento, la tauromaquia está prohibida en los estados de Sonora (2013), Guerrero (2014), Coahuila (2015), Quintana Roo (2019) y Sinaloa (2022)4, además de que algunos municipios de otros estados también las han prohibido.

En la Gaceta del 11 de octubre, esta iniciativa aparecía como exenta de trámites, es decir, estaba previsto que sería presentada, discutida y, en su caso, aprobada, pero nada de esto sucedió.

Más información diputados.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It