Como lo anunciaron las autoridades, se cumplió el plazo para registrar las líneas telefónicas en el falso Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (RENAUT) Y se continúa poniendo a prueba el Estado de Derecho.

MoviStar, la segunda operadora de telefonía móvil en nuestro país, se manifestó dispuesta a desafiar las disposiciones legales al señalar que no suspendería ninguna línea, ya que “las telecomunicaciones son un servicio de interés público protegido por la Constitución que no puede ser negado a la población”. Sin embargo, al ser concesionarios, están obligados a respetar y cumplir con la Ley Federal de Telecomunicaciones.

Con esta actitud MoviStar continuaría violando en forma reiterada la Ley, porque al igual que el resto de las telefónicas, al vender nuevas líneas no están requiriendo a los usuarios la información que se prevé en la normatividad correspondiente, destacando entre ellas, la huella digital del usuario.

Por su parte, Héctor Osuna Presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL) señalo que “la mejor garantía que se puede dar a los ciudadanos es que sus datos (RENAUT) están en manos del Estado mexicano, a través de la Secretaría de Gobernación”. Sin embargo, como ya hemos reiterado en esta revista electrónica, conforme al artículo 44 de la Ley, la obligación de llevar el registro es de los concesionarios, no del gobierno federal.

Asimismo, el vocero de la COFETEL confirmó lo que anunciaron desde el mes de Diciembre de 2009, que “..arrancará en las 25 mil oficinas del Registro Nacional de Población (RENAPO), dependiente de la Secretaría de Gobernación, una segunda fase, en la que los usuarios registrados tendrán que verificar sus datos, para evitar que hayan sido dados de alta en líneas telefónicas móviles que no son de su conocimiento.” Para ello, se tendría que acudir personalmente, “porque se trata de certificar que la persona es el propietario” de la línea, explicó. En esos módulos, el usuario deberá presentar información adicional, como copia de su identificación oficial, comprobante de domicilio o registro de huellas dactilares.

Esta “segunda fase”, ni la supuesta obligación de los usuarios de acudir al RENAPO a entregar información están previstas en la Ley, ya que claramente se establece que los datos y la documentación debe ser entregada a los concesionarios no a una entidad del gobierno.

En este espacio hemos señalado que el RENAUT no constituye el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil al no cumplirse con las disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones, por lo que reiteradamente se viola el principio de legalidad y el Estado de Derecho, lo cual continuaremos denunciando.

Fuente: Milenio

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net