Hombre atribulado

 

Senador Monreal declaró que espera que se apruebe un dictamen para prohibir terapias de conversión a la comunidad LGBTQ+

El 26 de julio, en la entrega de reconocimientos por el Senado de la República a creadores de contenido, activistas y aliados de la comunidad LGBTIQ+, el senador Ricardo Monreal declaró que hay un dictamen de reforma para prohibir en México las llamadas terapias de conversión.

Las llamadas terapias de conversión son todo acto encaminado a intentar cambiar la identidad de género de una persona o sus preferencias sexuales, partiendo del supuesto equivocado de que la homosexualidad es una enfermedad mental. La terapia consta de actos perniciosos y crueles que son en extremo dañinos para las personas. Así pueden incluir golpes, medicación, abstinencia sexual, la privación ilegal de la libertad, electrochoques, sesiones de terapias psicológicas, la negación de alimentos, amenazas, castigos físicos, el abuso emocional y/o psicológico hasta las violaciones multitudinarias correctivas, lo que abona a la criminalización y el estigma hacia la comunidad LGBTQ+.

En varios países del mundo se han estado presentando y aprobando propuestas para prohibir estas terapias que dejan importantes secuelas psicológicas en las personas. Por ejemplo, en 2019, tras varios años de estar sobre la mesa de discusión, el estado de Nueva York, Estados Unidos, aprobó una ley que prohíbe las llamadas terapias de conversión a menores de edad. En 2012, California se convirtió en el primer estado de la Unión Americana en prohibir las terapias para menores de edad.

En 2016, Malta se convirtió en el primer país europeo en prohibirlas con la aprobación de Ley de Afirmación Sexual, Identidad de Género y Expresión de Género, que sanciona efectuar las terapias de conversión con multa de entre 1,000 y 5,000 euros y hasta cinco meses en prisión “para quienes publiciten, ofrezcan o refieran a un individuo a otra persona que realice” cualquier práctica “cuyo objetivo sea cambiar, reprimir o eliminar la orientación sexual de una persona, identidad de género o expresión de género”. Esa ley, además, puntualiza que “ninguna orientación sexual, identidad sexual o expresión sexual constituye un desorden, enfermedad o defecto de ninguna manera”.

En México, en 2019, se presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa de reformas a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y al Código Penal Federal, a fin de sancionar con una pena de uno a ocho años de prisión, de doscientos a quinientos días de trabajo a favor de la comunidad y multa de hasta tres mil unidades de medida y actualización, a quien pretenda cambiar la orientación sexual de una persona en contra de su voluntad.

La iniciativa plantea establecer como acto de discriminación promover, obligar o ejecutar la realización de tratamiento o terapia de conversión a una o más personas, para pretender corregir la orientación sexual y/o identidad de género.

Esta iniciativa fue turnada a la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual, donde sigue aguardando ser aprobada.

En junio de 2020 se presentó una iniciativa similar en el Congreso del Estado de México, que proponía la reforma del artículo 211 del Código Penal para sancionar con una pena de uno a ocho años de prisión, de doscientos a quinientos días de trabajo a favor de la comunidad y multa de hasta tres mil unidades de medida y actualización, a quien pretenda cambiar la orientación sexual de una persona en contra de su voluntad.

La iniciativa plantea establecer como acto de discriminación promover, obligar o ejecutar la realización de tratamiento o terapia de conversión a una o más personas, para pretender corregir la orientación sexual y/o identidad de género. Igual que la presentada un año antes en el Congreso de la Unión, esta iniciativa sigue esperando en una gaveta para ser desempolvada.

En su discurso de esta semana, el senador Monreal dijo que “espera que, en septiembre próximo, se apruebe el dictamen para eliminar las terapias de conversión” y que se trata de una reforma que está en la Mesa Directiva del Senado, al igual que un proyecto en materia de derechos de la comunidad LGBTQ+. Desafortunadamente, no encontré los documentos que plantean estas reformas en la búsqueda que hice en el sitio de la Cámara de Senadores y desconozco si se trata de iniciativas presentadas anteriormente, como la de 2019.

Esperemos que el proyecto para prohibir estas perniciosas terapias de conversión no sigan quedando en promesas y que, finalmente, los legisladores tengan la voluntad para aprobar las reformas y proteger los derechos de la comunidad LGBTQ+, especialmente de los menores de edad, más vulnerables.

Más información comunicacionsocial.senado.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It