Logo de Airbnb

 

Secretaría de Turismo de Jalisco firmó un acuerdo con Airbnb para la recaudación de impuesto de hospedaje y promoción del estado

Mientras en París, Berlín y Ámsterdam se han instrumentado acciones para tratar de limitar las operaciones de las aplicaciones de arrendamientos de corta estancia, el gobierno de Jalisco anunció la firma de un acuerdo con Airbnb para promocionar al estado como destino turístico.

De conformidad con la prensa, se trata de un acuerdo de cinco ejes, de los que se mencionan solo cuatro. El primero, es la recaudación y pago de Airbnb del Impuesto Sobre el Hospedaje (ISH), al que están obligados los hoteles establecidos. En febrero el gobierno del estado empezó a cobrar a Airbnb este impuesto y, según declaraciones de Ángel Terral, Director de Airbnb para México, Centroamérica y El Caribe, en febrero y marzo se recaudaron 14 millones de pesos. Desde luego, el impuesto es recaudado por los arrendatarios que, a su vez, lo cargan a quienes arriendan sus viviendas o habitaciones por corto tiempo.

El segundo eje se refiere a la promoción del estado en la plataforma digital, al haberse unido a la campaña “Jalisco de mi Alma”, la cual fue co creada por la Secretaría de Turismo y Airbnb para difundir la riqueza que tiene el estado entre turistas nacionales e internacionales.

Tercero, se iniciará un programa piloto de capacitación de los mencionados anfitriones, arrendatarios, para entrenarlos y que se logre que más turistas se hospeden en los espacios ofrecidos por la aplicación.

El cuarto eje se refiere al análisis de la actividad turística a través de la aplicación, lo que permitirá a la Secretaría de Turismo de Jalisco seguir con un “diseño e implementación, monitoreo y seguimiento de una política pública que nos ayude a definir los lineamientos del servicio de alojamiento de corto plazo, incluido por supuesto el de las plataformas digitales”, como lo declaró la secretaria de Turismo, Vanessa Pérez Lamas.

El acuerdo firmado se presenta como el primero de su tipo en América Latina y es importante por los ingresos que la industria turística tiene para todos.

Previo a Semana Santa, la Secretaría de Turismo federal declaró que es ese periodo de estimaba que 10.2 millones de turistas nacionales saldrían de vacaciones, de los cuales más de 4 millones se hospedarían en hoteles y poco más de 6 millones en casa de familiares y amigos, así como en segundas residencias. Airbnb y otras plataformas entran en este segundo conteo respecto del hospedaje.

Ángel Terral declaró que en 2021 el promedio de ingresos de cada uno de los arrendatarios fue de 300 mil pesos. Los destinos mejor pagados están en Los Cabos.

Por ejemplo, en Los Cabos, durante la Semana Santa y la de Pascua, un arrendatario puede ingresar hasta 1,550 dólares por la renta. En Puerto Vallarta, destino en el estado de Jalisco, el ingreso de los arrendatarios es de 900 dólares en promedio.

Para los hoteleros, la celebración de este acuerdo podría no ser tan buena noticia. En septiembre de 2021, la Asociación de Hoteles de Jalisco, AHJAL, anunció una inversión de 243.5 millones de dólares en la construcción de 23 nuevos hoteles, la mayoría de ellos en Guadalajara, aumentando 2,823 cuartos en esa ciudad en la que, hasta esa fecha, se reportaban 500 hoteles registrados y 28,350 habitaciones. Esto después de las pérdidas sufridas y el cierre de hoteles por la pandemia.

El acuerdo firmado, al parecer no prevé un fenómeno importante que se genera a la par del aumento de las rentas de corta estancia que es el encarecimiento de la vivienda, lo que lleva al desplazamiento de la población. Se conoce como gentrificación y es un problema que habitantes de Berlín en Alemania, o de París, en Francia, están experimentando, con la poca oferta de viviendas de arrendamiento a largo plazo y el encarecimiento.

En París, para tratar de limitar las rentas se obligó a quienes ofrezcan en estas plataformas sus inmuebles a registrarse antes, so pena de una elevada multa. En Ámsterdam, los propietarios deben notificar a la ciudad y las rentas quedan limitadas en días por año y número de inquilinos.

Respecto del acuerdo firmado por Airbnb con el gobierno de Jalisco, nada se menciona del control que se llevará para saber cuántos propietarios en el estado ponen a la renta sus propiedades y, en este sentido, recaudar el impuesto, y tampoco se menciona la existencia de leyes o reglamentos que regulen esta actividad de los propietarios jaliscienses. Quizá el gobierno esté contando con la buena fe de Airbnb de reportar exactamente la recaudación del impuesto, pese a que en otras ciudades la empresa se ha resistido a cumplir no con acuerdo, sino con normativa.

Más información eloccidental.com.mx/ elfinanciero.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It