Mapa de zona de protección

 

Estados Unidos presentó solicitud de consultas en materia ambiental respecto de la vaquita marina, en el marco del T-MEC

La semana pasada, el gobierno de los Estados Unidos presentó a la Secretaría de Economía una solicitud de consultas sobre la implementación de medidas para la protección a la vaquita marina, conforme con el procedimiento establecido en el capítulo 24 del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual prevé un mecanismo de consultas sobre temas ambientales.

Este procedimiento dispone tres instancias secuenciales: la primera, entre los funcionarios técnicos encargados del seguimiento al capítulo; la segunda, a través de los integrantes del Comité de Medio Ambiente; y una tercera, con la participación de los ministros relevantes de México y Estados Unidos.

La protección a la vaquita marina es un tema que se ha abordado antes. En abril de 2015 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo de suspensión temporal de la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle, cimbras y/o palangres operadas con embarcaciones menores, en el Norte del Golfo de California. Esta suspensión se prorrogó tres veces, la última en 2018.

El 24 de septiembre de 2020 se publicó en el mismo ordenamiento el ACUERDO por el que se regulan artes, sistemas, métodos, técnicas y horarios para la realización de actividades de pesca con embarcaciones menores y mayores en Zonas Marinas Mexicanas en el Norte del Golfo de California y se establecen sitios de desembarque, así como el uso de sistemas de monitoreo para tales embarcaciones.

En ese acuerdo se refrendó la necesidad de proteger a la vaquita marina, pero se señaló que en la zona hay especies de peces de interés comercial, que por su disponibilidad y abundancia son susceptibles de aprovechamiento bajo un esquema de manejo y administración que asegure el mantenimiento de sus poblaciones. Es decir, se trató de establecer un equilibrio entre la protección y la pesca responsable, para lo cual se crearon zonas de protección, de tolerancia cero y se prohibió permanentemente el uso de todas las redes agalleras o de enmalle en la región Norte del Golfo de California.

Estas redes derivan su nombre del principio de captura, ya que los peces usualmente se enredan y quedan atrapados, normalmente en la región de las agallas (entre la cabeza y el cuerpo).

El 20 de enero de 2021 se publicó el PLAN de Aplicación en la Zona de Tolerancia Cero y el Área de Refugio para la Protección de la Vaquita Marina, en el que se instruyó a la Secretaría de Marina a establecer presencia disuasiva y a realizar labores de inspección junto con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

En este acuerdo se dispone que México informará mensualmente al National Marine Fisheries Service de los Estados Unidos, el número de inspecciones realizadas a embarcaciones, personas, vehículos y edificios; el número de incautaciones o detenciones de embarcaciones mayores y menores, personas, vehículos, derivados de totoaba, vejigas natatorias de totoaba, redes de enmalle / artes de pesca; el número de acciones de vigilancia realizadas en áreas de desembarque y campos pesqueros, tiendas y almacenes, zonas marinas, puestos de control y patrullas aéreas; los resúmenes de esfuerzos y estadísticas de eliminación y recuperación de redes ilegales, abandonadas y fantasmas; y otras acciones de aplicación junto con información sobre los niveles observados de actividades ilegales.

Pese a las acciones planteadas, en la zona se sigue pescando ilegalmente totoaba y, según la solicitud de consultas, se siguen utilizando redes de enmalle, lo que sigue poniendo en riesgo a la vaquita marina, un pequeño cetáceo que vive en aguas cálidas y de los que se estiman que quedan unos 10 ejemplares.

Desde 2015 la organización del medio ambiente Sea Shepherd ha colaborado con el gobierno de México en las labores de supervisión en la zona de protección. Sin embargo, después de un violento encuentro con pescadores furtivos que resultó en la muerte de un pescador, la colaboración se detuvo. En agosto de 2021 la organización firmó un nuevo acuerdo de cooperación con las autoridades mexicanas para establecer vigilancia en la zona. Bajo los términos de este nuevo acuerdo, Sea Shepherd no puede directamente retirar las redes de enmalle que encuentre y, en su lugar, debe notificar a la PROFEPA y a la Secretaría de Marina estos hallazgos en la Zona de Tolerancia Cero y el Área de Refugio.

Si bien la pesca de enmalle es una de los principales peligros para la subsistencia de la vaquita marina, no es el único. También afecta la reducción del caudal causada por represas, desvíos de agua para las centrales termoeléctricas y pérdidas por evaporación de los embalses del Río Colorado que nace en las Rocallosas en los Estados Unidos y desemboca en el Golfo de California.

Lamentablemente, la vaquita marina ha sido también usada por los Estados Unidos para obtener beneficios de México y la de la zona económica exclusiva del Mar de Cortés sobre el que México ejerce soberanía limitada. Esperemos que esta vez el tema sea exclusivamente de la conservación de esta especie de mamífero, la que está en mayor peligro de desaparecer de la faz de la tierra.

Más información gob.mx/se / seashepherd.org /dof.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net