Ayer se cerró otro capítulo más de la historia del famoso caso Banamex por un depósito de 400 pesos efectuado en 1987.

El monto que exigía el usuario al banco erán más de 250 mil millones de pesos.

Banamex obtuvo una victoria y su amparo. En un principio la Suprema Corte de la Nación se planteaba la nulidad de la operación porque se habían pactado tasas muy superiores a las autorizadas por Banco de México lo cual se consideró ilegal, pero ese no fue el tema de discusión central.

Los ministros decidieron irse por la interpretación de una frase que contiene el recibo de depósito donde se formalizó la operación:  “…se renovará en las mismas condiciones”. 

Y dentro de estas condiciones la Corte consideró que la frase “…mismas condiciones…” se refería a que la tasa aplicable en la renovación de la inversión sería la que derivara de la regulación establecida por el Banco de México, atendiendo las condiciones del mercado, tomando en cuenta que la renovación respectiva implica una nueva operación, y no la tasa pactada originalmente que era del 91% y que era la que permitía llegar ala suma estratosférica.

Ahora la sala del Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua deberá revocar la sentencia impugnada y emitir otra condenando al pago, atendiendo a las tasas máximas fijadas por el Banco de México durante el tiempo que rigieron y a falta de éstas a las tasas máximas del mercado que indique el propio Banco de México. Así se definirá que monto es el que corresponde al cliente y el pleito seguirá otro rato.

Con el cuento de la frase "...mismas condiciones...", de cierta forma los magistrados no se despegaron del criterio establecido en el caso Bital: Ningún banco puede ofrecer tasas ajenas a las que marca el Banco de México como máximo a pagar en depósitos a plazo fijo. El banco, pues, está obligado a cubrir el principal del depósito y los réditos correspondientes sobre la base de lo que haya determinado el Instituto Central en la época respectiva, o en su caso el artículo 362 del Código de Comercio, seis por ciento anual. Decisión legal, forzada, pero injusta.

Pero el caso había despertado interés por el llamado “anatocismo a la inversa” es decir, la capitalización de intereses a favor del cliente, y este asunto también fue analizado por la Corte y los ministros determinaron que en esta operación si existía, ya que en el documento base de la acción, sí contiene pacto expreso sobre capitalización de intereses al señalar “los intereses serán renovados el día del vencimiento al mismo plazo.”

Así que no todo esta perdido, ya que la Séptima Sala de lo Civil del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Chihuahua deberá calcular la capitalización de los intereses en el plazo de inversión correspondiente.

Aunque esta podría ser una victoria pírrica, porque los contratos de este tipo de operaciones ya no incluyen la frase “los intereses serán renovados el día del vencimiento al mismo plazo”, al menos no los de Banamex.

Moraleja, no olvidemos revisar los contratos y no descuidar nuestras inversiones.

www.miabogadoenlinea.net

Fuente: Suprema Corte de Justicia de la Nación

Pin It