La sesión del pasado miércoles 10 de marzo de la Cámara de Diputados ha sido descrita por muchos como un circo, por decir lo menos, en donde los diputados haciendo uso del derecho de voz que tienen en tribuna se atacaron y ofendieron, insultando de esa manera a la propia institución.

Si bien es cierto que se trata de un órgano facultado para debatir asuntos de índole política, la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos en el segundo párrafo del artículo 65 establece que “en ambos Periodos de Sesiones el Congreso se ocupará del estudio, discusión y votación de las Iniciativas de Ley que se le presenten y de la resolución de los demás asuntos que le correspondan conforme a esta Constitución”.

 

Los asuntos que le corresponden conforme a la Constitución están en el artículo 73 que señala las facultades del Congreso que en términos generales son las siguientes:

1. Admitir nuevos Estados a la Unión Federal.

2. Formar nuevos Estados dentro de los límites de los existentes.

3. Cambiar la residencia de los Poderes de la Federación.

4. Imponer las contribuciones necesarias a cubrir el Presupuesto.

5. Dar bases sobre las cuales el Ejecutivo pueda celebrar empréstitos sobre el crédito de la Nación, para aprobar esos mismos empréstitos y para reconocer y mandar pagar la deuda nacional.

6. Impedir que en el comercio de Estado a Estado se establezcan restricciones.

7. Crear y suprimir empleos públicos de la Federación y señalar, aumentar o disminuir sus dotaciones.

8. Declarar la guerra, en vista de los datos que le presente el Ejecutivo.

9. Levantar y sostener a las instituciones armadas de la Unión, a saber: Ejército, Marina de Guerra y Fuerza Aérea Nacionales, y para reglamentar su organización y servicio.

10. Dar reglamentos con objeto de organizar, armar y disciplinar la Guardia Nacional, reservándose a los ciudadanos que la forman, el nombramiento respectivo de jefes y oficiales, y a los Estados la facultad de instruirla conforme a la disciplina prescrita por dichos reglamentos.

11. Establecer casas de moneda, fijar las condiciones que ésta deba tener, dictar reglas para determinar el valor relativo de la moneda extranjera y adoptar un sistema general de pesas y medidas;

12. Fijar las reglas a que deba sujetarse la ocupación y enajenación de terrenos baldíos y el precio de éstos.

13. Conceder amnistías por delitos cuyo conocimiento pertenezca a los tribunales de la Federación.

14. Conceder licencia al Presidente de la República y para constituirse en Colegio Electoral y designar al ciudadano que deba substituir al Presidente de la República, ya sea con el carácter de substituto, interino o provisional, en los términos de los artículos 84 y 85 de la Constitución.

15. Aceptar la renuncia al cargo de Presidente de la República.

16. Establecer contribuciones.

17. Expedir leyes en las materias que la Constitución señala.

En la mencionada sesión, no dieron cumplimiento a ninguna de estas facultades que constituyen su actividad preponderante y valiéndose del derecho que les otorga el artículo 61 de la propia Constitución en el sentido de que son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos y que jamás podrán ser reconvenidos por ellas, durante esa sesión se descalificaron entre ellos, se ofendieron y ofendieron a ciertos sectores de la población e incluso lanzaron serias acusaciones en contra de otros diputados y funcionarios, avergonzando con su actuación a todos los mexicanos.

Para quienes pensaron que ese día pudimos ver circo gratis, les hacemos saber que no fue gratis porque a México le cuesta mucho dinero la Cámara de Diputados que obtuvo 4,753 millones de pesos para este ejercicio fiscal por lo que cada día del año, sesionen o no, cuesta al erario 13 millones de pesos.

Un precio muy elevado por un espectáculo de quinta.

www.miabogadoenlinea.net