En el seno de las comisiones unidas de Justicia y Grupos Vulnerables se analiza el proyecto de Ley General de Paternidad Responsable, que fue presentada al pleno de la Cámara de Diputados federal el 4 de noviembre del año pasado.

La ley establece un procedimiento administrativo que llevará el Oficial del Registro Civi que presume la paternidad a partir del registro del menor, conforme a la declaración que realice la madre. Si existe aceptación del padre o no se opone al procedimiento, se declarará en forma administrativa la filiación, con las obligaciones que conlleva en materia de alimentos, pero sin derechos sobre el hijo.

De existir oposición, se realizará una prueba genética al padre y al menor, y de ser positiva se efectuará la declaración administrativa de filiación.

Una vez que exista la declaración la madre podrá iniciar un procedimiento para reclamar el reembolso de los gastos de embarazo, maternidad, puerperio y alimentos, que hayan sido generados o se generen durante los doce meses posteriores al nacimiento.

La ley también crearía el Sistema Nacional de Registro de Obligados Alimentarios a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y los Tribunales de Justicia de los estados para coordinar el cumplimiento de las obligaciones alimentarias a favor de los menores.

En las entidades federativas ya existen experiencias en la materia como son Tamaulipas, Coahuila y recientemente Chiapas, las cuales han presentado problemas en su implementación, ya que las oficinas del Registro Civil no cuentan con personal para realizar notificaciones o llevar estos procedimientos administrativos. Estos obstáculos deberían considerarse en la iniciativa de ley federal, aunque son de competencia local.

Algunos consideran necesario legislar también para que se cumplan las condiciones de custodia de los menores, ya que en ocasiones se impide a los menores tener contacto con sus padres y participar en su educación y desarrollo, un aspecto más relevante de la paternidad responsable que las cuestiones económicas.

Fuente: El Universal

www.miabogadoenlinea.net