Butacas

 

A partir de ayer, todas las películas que se exhiban en los cines deberán ser subtituladas, aun las que estén en idioma español

En febrero, el Congreso de la Unión aprobó la reforma a la Ley Federal de Cinematografía que modifica el artículo 8 a fin de que “todas las películas sean subtituladas con la finalidad de desaparecer la brecha de inclusión de las personas con discapacidad auditiva”, esto, no obstante su idioma.

Según el “Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el país existen aproximadamente 689,000 personas con discapacidad auditiva, que en 2021 podría ascender a más de 730,000.

En realidad el sentido del artículo no cambió mucho en relación con el original, publicado en diciembre de 1992, cuando se publicó la Ley Federal de Cinematografía, que abrogó la Ley de la Industria Cinematográfica de 1949.

Texto Original

 

Texto reformado

ARTICULO 8o.- Las películas serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas en español, en los términos que establezca el Reglamento. Las clasificadas para público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas al español.

 

 

ARTICULO 8o.- Las películas serán exhibidas al público en su versión original y subtituladas al español, en los términos que establezca el Reglamento. Las clasificadas para público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas, pero siempre subtituladas en español.

 

 

En consecuencia, todas las películas, incluidas aquellas cuyo idioma original sea el español, deben exhibirse subtituladas. Esto incluye a las películas dirigidas al público infantil y los documentales educativos, que pueden ser dobladas, pero siempre subtituladas en español.

En algunos medios se afirma que a partir de esta reforma “quedan prohibidas las películas dobladas”. Como podemos ver en el cuadro comparativo, esa afirmación es falsa.

La obligación de exhibir las películas en el idioma original no es algo nuevo, existe desde diciembre de 1992,  y desde entonces productores, distribuidores y exhibidores han estado insistiendo que se modifique.

Incluso cuentan con amparos que les permite exhibir películas dobladas al español al considerarse que impide a productores, distribuidores y exhibidores llegar al sector del público que no sabe leer o que lo hace en forma deficiente, o simplemente al que opta por las películas en español, lo que se traduce en una limitación para su actividad comercial, y se consideró que violaba el derecho a la igualdad porque en la televisión se permite la transmisión de películas que no corresponden a la clasificación "AA" infantiles dobladas al español, con lo cual se hace una distinción indebida pues a una misma actividad mercantil se le otorga, sin justificación alguna, distinto trato, según el medio de difusión de que se trate, televisión o sala cinematográfica, en este caso.

Con base en esos amparos es que se exhiben las películas de todos los géneros dobladas al español, pero se ha llegado a que en la mayoría de los cines más del 80 por ciento de los horarios en las salas se destinan a la proyección de las películas extranjeras casi en su totalidad dobladas al español o al extremo de que sólo las proyectan dobladas al español, lo que deja fuera a la audiencia que prefiere ver las películas en su idioma original, aunque sean subtituladas, o a la audiencia con una discapacidad auditiva.

Es posible que está reforma lleve a productores, distribuidores y exhibidores a tratar de hacer que se respeten los amparos que ya les fueron otorgados, o a interponer nuevas controversias para poder seguir exhibiendo películas dobladas, y ahora, exhibir películas en español sin subtítulos.

Esperemos que de tener éxito, sepan mantener un equilibrio en sus horarios de exhibición, para atender a sus distintos tipos de audiencia.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net