Fachada de la Cámara de Diputados

 

Cámara de Diputados aprueba retirar el fuero constitucional al Presidente de la República

Con 420 votos a favor, 15 abstenciones y cero votos en contra, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa que reforma los artículos 108 y 111 constitucionales para que el presidente de la República ya no goce de fuero.

La iniciativa reforma el párrafo tercero del artículo 108 para establecer que “Durante el tiempo de su encargo, el Presidente de la República podrá ser imputado y juzgado por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana”.

Anteriormente establecía que sólo podía ser acusado por “traición a la patria y delitos graves del orden común”.

El proyecto ya había sido rechazado en diciembre de 2018 pues la propuesta original sólo permitía juzgar al mandatario federal por corrupción y traición a la patria.

Al presentar el proyecto, la diputada de Morena, Aleida Alavez Ruiz, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, dijo que el fuero permite el desempeño de la función pública en forma eficiente, “pero en los últimos años se ha observado un abuso de esa figura y se ha entendido como una inmunidad absoluta.

Como señalaron los legisladores de oposición en realidad, con esta iniciativa de reforma sólo se aumenta el catálogo de delitos por los que puede ser juzgado el presidente, pero, en términos legales, no se quitó el fuero.

“Si la Fiscalía General de la República conoce algún acto delictivo del presidente, no puede actuar, debe pasar por el Congreso y puede ser juzgado sí, solo sí, lo avala el Legislativo, ese es el fuero, y ese no se está quitando”, señaló Enrique Ochoa, diputado del PRI.

Marcos Aguilar Vega, del PAN, consideró que si se hubiera querido eliminar el fuero constitucional al presidente, el párrafo del artículo 111 por el que la acusación pasa ante el Congreso debió haber sido eliminado para que se hiciera directamente ante la autoridad competente.

El proyecto fue turnado a la Cámara de Senadores para su discusión y votación.

En realidad, la Constitución no llama a está figura fuero. Por razones históricas, la declaratoria de procedencia se conoce comúnmente como el desafuero debido a que previo a las reformas constitucionales de 1982 ese era el nombre que se daba al proceso por el cual se retira la inmunidad procesal prevista en la Constitución.

Este llamado fuero o inmunidad procesal es el derecho de algunos funcionarios, como el presidente, para que antes de proceder penalmente en su contra el Congreso resuelva sobre la procedencia del proceso penal. En el caso del presidente intervienen las dos Cámaras, Diputados y Senadores, en el resto de los supuestos, la Cámara de Diputados.

Esto significa que la declaratoria de procedencia de ninguna manera es un juicio ya que no decide si el funcionario cometió o no el delito que se le imputa, lo que deberá hacer el poder judicial, sino que exclusivamente declara si se debe proceder penalmente o no contra el funcionario.

Cabe aclarar que la inmunidad procesal en ningún caso significa impunidad ni del presidente, ni de ningún otro funcionario que cuenta con ella, sino que se establece una suspensión temporal, ya que una vez concluidas las funciones, se puede actuar penalmente en su contra.

En 2018 también se procesó una iniciativa más detallada para eliminar el fuero, regulando por ejemplo la aplicación de medidas cautelares o la prisión preventiva, pero finalmente no fue aprobada por ninguna de las Cámaras.

Valdría la pena que en lugar de retirar el fuero, se regule la figura, como se propuso en 2010.

Más información en razon.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net