El Partido de la Revolución Democrática empieza a construir su proyecto para que el Distrito Federal se convierta en una ciudad-capital, reuniendo lo mejor de los dos mundos, es decir conservar en su territorio los poderes de la federación, un megapresupuesto, la capacidad de endeudarse, nombrar libremente al Procurador y el Secretario de Seguridad Pública, la Asamblea actuaría como un congreso local, pero el gobierno central seguiría teniendo el control sobre las delegaciones a fin de distribuir el presupuesto equitativamente.

Este es el camino que señaló Marcelo Ebrard al Congreso la semana pasada, en lo foros de reforma política, para que se modifique el régimen jurídico del Distrito Federal, sin que se vulnere su estatus de Capital.

El PRD no ésta de acuerdo en crear el Estado 32, ya que la recaudación la llevarían las delegaciones creando discordancias entre una y otra.

La propuesta no ha sido bien recibida por los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) quienes están de acuerdo en dar más atribuciones al D.F., pasando inclusive por la municipalización para dar independencia a las delegaciones, pero rechazan la propuesta de ciudad-capital ya que implicaría una concentración de poder para quien fuera Jefe de Gobierno.

La próxima semana darán inicio los foros para analizar este tema. Las sesiones empezarán el día 8 de febrero con el tema "Las Consideraciones Jurídicas para la Reforma Política del Distrito Federal". Otro, programado para el miércoles 10 de febrero abordará los nuevos esquemas para las delegaciones políticas, mientras que los días 15 y 17 de febrero, los temas serán "La Gestión Metropolitana" y "Participación Ciudadana y Reforma Electoral", respectivamente. 

Uno de los temas mas importantes sería definir que pasaría con el D.F. como sede de los Poderes de la Unión y la Capital de los Estados Unidos Mexicanos, pero si no existe consenso, podrían estar ante un nuevo fracaso.


Fuente: Milenio

miabogadoenlinea.net