Mazorcas

 

Desde el 8 de agosto y hasta el 30 de noviembre de 2020, se suspendió el sobrevuelo de drones y avionetas sobre un área que corresponde al norte del Estado de México, Hidalgo y sur de Querétaro, debido a que los agricultores del área señalaron que la presencia de estas aeronaves interrumpen el ciclo normal de las lluvias.

Esto se decidió a instancias del Frente Común Regional Anti Avionetas EdoMex, Hidalgo y Querétaro, en una reunión en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con funcionarios de la Agencia Federal de Aviación Civil y representantes de ésta organización, impulsada por el diputado federal  Ricardo Aguilar Castillo.

Los agricultores de la región han dicho que el sobrevuelo de avionetas y aviones no tripulados “interrumpen el ciclo normal de las lluvias”. Para el siguiente año, la fecha de restricción entrará del 1 de marzo al 30 de noviembre del 2021, según el diputado, quien señala que habrá reuniones periódicas para evaluar los resultados.

En el acuerdo se establece un polígono que abarca principalmente la zona norte del Estado de México y parte de los estados de Michoacan, Hidalgo y Queretaro, ubicado aproximadamente entre los poblados de San Juan Xoconusco (Estado de México), San Francisco Tenopalco (Estado de México), Ixmiquilpan (Hidalgo) y La Mesita Lagunillas (Querétaro).

Ya ha sido publicado un NOTAM con las restricciones que van dirigida principalmente para las aeronaves pequeñas y no tripuladas. Solo se podrá volar por arriba de los 17,500 pies (5.3 Km) de altitud, exceptuando aviones comerciales, ambulancias aéreas, aviones oficiales, nacionales o de seguridad pública.

La NOTAM enviada por la SCT no garantiza la ausencia de drones en su totalidad. “Permite volar hasta los 400 pies de altura (121 metros). Restringe el espacio aéreo entre los 500 y 17000 pies, lo que indirectamente descarta la operación de drones”, señaló el especialista Luis Salazar Brehm, en entrevista con A21. Esto debido a que en todo el país ya está prohibido el vuelo de drones a más de 500 pies de altura salvo que se cuente con una autorización especial.

Esta medida puede afectar a las escuelas de aviación que operen en la región, indicó el piloto aviador Francisco McGregor para A21. “El área restringida es uno de los pasos obligados de aviones de todo tipo, grandes y pequeños, comerciales, ejecutivos, militares, helicópteros y aeronaves de academia de vuelo que operan a esta altura y por encima de lo que se menciona como restricción” dijo.

Asimismo, el especialista señaló que esta decisión puede afectar los procedimientos de entrada y salida de aviones de los aeropuertos de Toluca, Querétaro y Pachuca, los cuales son utilizados por escuelas de vuelo y aviación corporativa.

Según a21.com.mx esto tiene su origen en una disputa entre los campesinos de esta región y la empresa BIONATUR México, dedicada al cultivo de tomate a través de invernaderos biológicos y que se ubica en el kilómetro 109 de la Carretera Panamericana, en el tramo México-Querétaro.

“Desde hace aproximadamente nueve años, pobladores del municipio de Jocotitlán han venido manifestando su inconformidad en que dicha empresa utilice cañones antigranizo y avionetas que dispersan las nubes rociando yoduro de plata u otra sustancia, para provocar que no llueva en esa zona donde está establecida, lo que tiene como consecuencia que los agricultores de la zona que dependen de la lluvia para el cultivo de maíz no puedan sembrar” señaló la diputada María Teresa Marú Mejía del Partido del Trabajo.

{loadposition aaa]

La planta de BIONATUR lleva más de 20 años operando en el Estado de México y desde hace poco más de una década los agricultores  relacionaron la presencia de avionetas con la escasez de lluvias, ya que presuntamente dispersaban químicos para impedir el fenómeno natural.

Al principio, los mecanismos de control de lluvias que utilizaban eran “bombas” químicas con yoduro de plata, que lanzaba con cañones especiales, hasta que las autoridades municipales lo prohibieron en 2009, por lo que ahora usan avionetas

Esta práctica se conoce como siembra de nubes y fue descubierta por Benard Vonnegut al comprobar que el yoduro de plata podía romper los equilibrios internos de las nubes y modificar las precipitaciones. Por ahora, esta técnica sólo se ha demostrado eficaz para incrementar o detener la lluvia, provocar nevadas y minimizar los daños del granizo.

El modo de actuación es sencillo: la avioneta “rompenubes” sobrevuela por las nubes medias o altas, formadas por cristales de hielo que se encuentran a unos 2,000 o 3,000 metros y cuya temperatura es más baja de 0°, y lanza yoduro de plata.

Como consecuencia, se incrementa el número de estos cristales de hielo que posteriormente, por choques o coalescencia, se convierten en gotas de lluvia. La función de la avioneta es que llueva en una zona determinada, evitando así que precipite en otro lugar.

Los agricultores exigen un estudio profundo sobre las causas que están llevando a la ruina a miles de campesinos por la falta de lluvias, en una región que hasta hace una década todavía se le conocía como “el granero del Estado de México”, junto con Atlacomulco y otras localidades del norte del territorio.

La misma problemática se ha presentado en Puebla y la planta de Volkswagen.

Hasta ahora la evidencia empírica parece darles la razón a los agricultores, aunque en nuestro país no se han realizado estudios científicos que arrojen luz en el asunto.

Más información transponder1200.com y a21.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net