Papas fritas

 

El grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, prepara una propuesta de “actualización’’ al impuesto aplicable a las bebidas azucaradas y a la comida chatarra para el 2021.

La presidente de la Comisión de Salud, Miroslava Sánchez Galván, señaló que “No sería un impuesto nuevo, sino actualizar el gravamen, como parte de la solución a la problemática de la otra pandemia de obesidad y diabetes y todas sus secuelas que están acabando con el sistema de salud en el país’’.

Asimismo, la propuesta, incluirá “candados” para la aplicación de los recursos que se recauden, a fin de que se destinen efectivamente al sector salud.

La legisladora destacó que el problema de obesidad, diabetes e hipertensión y sus secuelas, tiene mucho que ver con una cultura que se dejó crecer, en donde los intereses de mercado y económicos se privilegiaron por encima del interés nacional de conservar la salud de la población.

“Qué bueno que se han podido tomar decisiones y qué bueno que la iniciativa sobre etiquetado se pudo adelantar, avanzar en la Cámara, qué bueno que ya están los reglamentos, los lineamientos para el etiquetado lo que ayudará mucho’’ señaló.

Pero dijo que no es lo único que se requiere. Necesitamos mucho más, la cultura, educación en salud, la corresponsabilidad de los padres de familia, en el trabajo, en escuelas, en todos lados tiene que permear la cultura de la alimentación sana.

La diputada federal reconoce que al menos en dos ocasiones se han presentado ya dos iniciativas en el mismo sentido, pero estas no han avanzado porque al interior del grupo parlamentario no se han puesto de acuerdo.

Por su parte, el secretario de esa comisión legislativa, Éctor Jaime Ramírez Barba (PAN), calificó de “perverso’’ asociar la problemática de salud a la pandemia, indicó que “habría que analizar cuál es la propuesta del Ejecutivo y sobre todo tomar en cuenta la situación que guarda la economía, los empleos y por el otro lado también el estado de la salud’’.

“Si con el pretexto de la salud se quiere un incremento de impuestos, habría que ver cuál es el efecto; si por un lado se cobran 60 mil millones de impuestos por IEPS y por otro lado apenas le ponen a regañadientes 500 millones de pesos al programa nacional de control de sobrepeso, la obesidad y la diabetes, eso no tiene sentido’’.

Otros gobiernos también están encontrando en el mejoramiento de la salud de los habitantes a través de la alimentación, una forma de tratar de detener los letales efectos de la actual pandemia de COVID-19. Tal es el caso del gobierno británico cuyo primer ministro Boris Johnson impulsó la semana pasada un programa en contra de la obesidad.

Más información elsoldeméxico.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net