El día de ayer el jugador de futbol Salvador Cabañas fue agredido con un arma de fuego en un bar de la Ciudad de México.

El incidente se suscitó aproximadamente a las cinco treinta de la mañana y cinco horas después, minutos antes de las diez de la mañana, personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal ingresó al bar "Bar", lugar donde ocurrieron los hechos, para practicar los primeros peritajes en materia de criminalística, fotografía, mecánica de hechos, entre otros.

El Procurador General de Justicia del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera informó que no habían podido accesar al sitio, porque estaban a la espera de que llegara el gerente, el administrador o encargado del lugar "que tuviera las llaves" y les abriera o "se contara con una orden de cateo" que les permitiera forzar la entrada. Finalmente, al mediodía la Procuraduría inició formalmente la averiguación previa por el delito de "homicidio calificado en grado de tentativa". El Ministerio Público adscrito a la Fiscalía Desconcentrada en la delegación Álvaro Obregón se encargará en primera instancia del expediente, la toma de declaraciones y la reunión de los primeros elementos de prueba.

Este incidente pone en tela de juiico una vez más los servicios periciales y métodos de investigación de esta dependencia, los cuales ya fueron cuestionados el pasado viernes por la Organización de las Naciones Unidas en el informe presentado en el caso de la discoteca News Divine. Dicho informe cuestiona el sistema de investigación médico legal de la Procuraduría que "separa de manera no científica el rol de cada funcionario, dificultando una valoración integrada de todos los hallazgos, y ocasionando, al mismo tiempo, una innecesaria duplicación de esfuerzos además de los costos económicos que esto conlleva. Con esta estructura o este sistema es difícil encontrar cómo pueden darse respuestas apropiadas o información comprensible tanto a las familias como a las Autoridades judiciales que llevan los casos" por lo que recomendó implementar o mejorar la práctica de la medicina forense ya que  “en los siete casos revisados los procedimientos de autopsia observados y los informes de autopsia, no cumplen con los estándares internacionales".

Fuente: Milenio

www.miabogadoenlinea.net