El pasado sábado Othón Sánchez, director de Planeación de Programas Preventivos Institucionales de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal manifestó que  analizará “…la normatividad vigente sobre redes sociales  para determinar de qué forma se castigará a las personas que revelen información que permite evitar los retenes…” toda vez que a través de la red social Twitter avisan a otros usuarios sobre la ubicación de los puntos de revisión del Programa Conduce Sin Alcohol.

Algunos consideran que tal medida sería un ataque a la libertad de expresión, otros que es falta de ética el sabotear un programa que se ha establecido para la protección de todos.

En realidad, en nuestro país hasta el momento no existen disposiciones que regulen o sancionen el uso de las redes sociales. Las autoridades podrían alegar que se trata de un caso de apología del delito, la cual no esta regulada en el D.F., o revelación de secretos o incitación o complicidad en la comisión de un delito, pero el postear en Twitter no reúne los elementos de los tipos penales y el hecho de manejar en estado de ebriedad en si no es delito, sino una falta. Adicionalmente, la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal tampoco prevé el supuesto.

La noticia ha dado la vuelta al mundo y el tema ya es materia de debate en el propio Twitter y blogs de Internet en donde se ha discutido el tema, con opiniones a favor y en contra de este uso de las redes sociales. Estás últimas coinciden en señalar que avisar sobre la ubicación de los puntos de revisión es un abuso en el uso de la herramienta, e incluso proponen medidas para contrarrestar el mismo, como en el sitio ALT1040.com, en el que sugieren a las autoridades agregar información falsa al hashtag #alcoholimetro, para que éste pierde su confiabilidad.

Para los especialistas la discusión va mas allá de sancionar el sabotaje a un programa. Las redes sociales no solo tienen una presencia a nivel local, o nacional, sino a nivel global, ¿Cómo sancionarían al guatemalteco que, a petición de un amigo residente en el D.F., difunde la ubicación de un alcoholímetro?

Se ve muy cuesta arriba el que se pueda concretar una legislación realista y práctica.

Fuente: Milenio

www.miabogadoenlinea.net