El traslado de la totalidad de los reos del Penal Ignacio Allende en el Puerto de Veracruz se ha concretado, y las protestas y consecuencias no se han hecho esperar.

La historia empezó el 29 de diciembre cuando iniciaron las protestas de los familiares de los presos por su presunto traslado, mismos que fueron atendidos por los representantes del gobierno local, quienes manifestaron que sólo se trataba de un rumor.

No obstante lo anterior, el 31 de diciembre el titular del Ejecutivo publicó en la Gaceta del Estado una “Declaratoria de Inhabitabilidad del Penal Ignacio Allende de Veracruz”.


El documento destaca la antigüedad de cien años del inmueble, la sobrepoblación, el consecuente hacinamiento, la obsolescencia de la estructura, el mal funcionamiento de las instalaciones eléctrica e hidráulica, su colindancia con un jardín de niños, una escuela primaria, un centro de salud y una casa habitación, y ordena la reubicación de la población interna, medida que se concretó el pasado día 9, enviándolos a penales en Córdoba Coatzacoalcos, Acayucan, San Andrés, Villa Aldama e incluso Guadalajara.

En la declaratoria se estableció que se tramitaría ante los tribunales la prórroga de jurisdicción de los internos, pero esto no se hizo, por lo que ahora los jueces tendrán que dirigirse a Xalapa, al Departamento de Prevención y Readaptación Social, para que les informen dónde están ubicados los reos y continuar el trámite procesal.

Además, algunos familiares señalan que los reos fueron victimas de robo, ya que las autoridades del penal tomaron posesión de sus pertenencias. Una irregularidad más se presenta en 25 casos en los que se desconoce el penal al que fueron trasladados los reos, por lo que los familiares están exigiendo una explicación a las autoridades.

Los legisladores y el titular del poder judicial han destacado que al omitir el poder ejecutivo el trámite de “prórroga de jurisdicción” se ha violentado el Código de Procedimientos Penales del Estado, por lo que se deberán deslindar responsabilidades, además de que los procesos sufrirán un importante atrasó en su desahogo en tanto se realizan las gestiones administrativas necesarias para regularizar esta situación.

Mientras, en el Penal las autoridades sanitarias realizan una limpieza exhaustiva del edificio, del que ya han sido retiradas más de 20 toneladas de basura.

Algunos señalan que la decisión se precipitó para facilitar la filmación de la próxima película del actor Mel Gibson “How I spent my summer vacation” (Como pasé mis vacaciones de verano)

Fuente: Excelsior

www.miabogadoenlinea.net