Escoba

 

En el mar informativo se ha perdido la importante ratificación por unanimidad en el Senado del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que garantiza la promoción y protección de los derechos humanos de los trabajadores domésticos y cuya ratificación se publicó en el Diario Oficial de la Federación el pasado 22 de enero.

Este convenio, adoptado por la OIT en Ginebra el 16 de junio de 2011, establece el compromiso de atender las recomendaciones de mecanismos de derechos humanos internacionales, entre ellos la ONU, en torno a ese gremio.

El Convenio entró en vigor en septiembre de 2014, debido a la ratificación de Filipinas, Mauricio y Uruguay. Con posterioridad ha sido ratificado por Alemania, Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Paraguay y Sudáfrica.

El documento establece que se debe asegurar la promoción y protección de los derechos humanos de todas y todos los trabajadores domésticos, así como la protección efectiva contra todas las formas de abuso, acoso y violencia y condiciones justas de empleo incluyendo una vivienda digna y respeto a la privacidad si residen en el hogar para el que trabajan.

También señala que los trabajadores domésticos deben ser informados de sus términos y condiciones de empleo en una manera que sea fácilmente comprensible, de preferencia a través de contrato escrito que incluya la remuneración, el método de cálculo de la misma y la periodicidad de los pagos; las horas normales de trabajo; las vacaciones anuales pagadas y los períodos de descanso diarios y semanales; el suministro de alimentos y alojamiento o el período de prueba, cuando proceda.

Asimismo se debe asegurar la igualdad de trato entre los trabajadores domésticos y los trabajadores en general en relación a las horas normales de trabajo, la compensación de las horas extraordinarias, los períodos de descanso diario y semanal y las vacaciones anuales pagadas, en conformidad con la legislación nacional.

Además, debe garantizarse la seguridad y la salud en el trabajo de los trabajadores domésticos y condiciones iguales a las aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social, inclusive en lo relativo a la maternidad.

Pero el Convenio incluye otros temas como el establecimiento de una edad mínima para el trabajo doméstico, la libertad de asociación, la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva, y el derecho de los menores de 18 a la educación.

Todos estos derechos están previstos en la ley Federal del Trabajo y en la Ley del Seguro Social.

Cabe señalar que, desde la aprobación en 2011 de la reforma constitucional en materia de derechos humanos, todos los convenios internacionales que se ratifiquen y que estén relacionados con estos derechos deberán incorporarse a la legislación nacional con rango constitucional. Es decir, la ratificación del Convenio 189 supondría de manera inmediata la regulación del trabajo del hogar en México en los términos que establece la OIT.

Desde el punto de vista de la OIT, la ratificación de uno de sus convenios exige al país trasladar su contenido a la legislación nacional en el año siguiente a su aprobación.

En nuestro país, los trabajadores domésticos hasta ahora han sido trabajadores invisibles sin derechos, sometidos a malos tratos, humillaciones, abusos y discriminación , llegándose en algunos casos a un trabajo casi esclavo y no podemos continuar así.

En abril de 2019 se aprobó una reforma a la Ley Federal del Trabajo en favor del trabajo doméstico. Ahora deberá analizarse a la luz del Convenio 189, para determinar si son necesarias, más refromas.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net