En respuesta a la propuesta de reforma política presentada al Congreso por el Presidente Felipe Calderón, el diputado del PRI, Omar Fayad Meneses declaró que el propondrá ampliar el periodo legislativo de los diputados electos por mayoría relativa a seis años y que los diputados plurinominales se elijan cada tres años, con lo que calculó un ahorro de unos 13 mil millones de pesos en elecciones intermedias, rechazando además la propuesta de reducir el número de diputados.

La reforma política, sin embargo, no solo debe tratarse de ahorro de dinero en elecciones, sino que los legisladores funcionen adecuadamente representando al electorado y no al partido que los postula como sucede en el presente, siendo esta la razón por la cual se propone una reelección, ya que sería el electorado el encargado de decidir si un diputado ha cumplido suficientemente con su labor o no.

 

La razón que esgrime el diputado Fayad Meneses para rechazar la disminución del número de diputados es que ahora los 500 que conforman la Cámara no se dan abasto en el dictamen de las iniciativas y que será mayor el trabajo cuando lleguen “millones” de iniciativas ciudadanas ya que se pretende también facultar a los ciudadanos a presentar iniciativas de ley, bajo ciertos requisitos, por supuesto.

Los diputados no reciben individualmente las iniciativas de ley, sino que éstas son turnadas a las Comisiones en donde se estudian y en conjunto se votan en cuanto a si pasan a pleno o no. Por ello el número de diputados no tienen mayor relevancia en la función como lo plantea el diputado priísta.

Hemos hecho referencia a que la existencia de los llamados diputados plurinominales, que exclusivamente representan a su partido político, obedeció a la presión hacia el PRI de otras fuerzas políticas para tener mayor participación en el legislativo. Gracias a este sistema se pudo estructurar una oposición fuerte que en su momento llevó a que existiera una Cámara conformada mayoritariamente por diputados de oposición al entonces presidente Zedillo y que se pudieran aprobar ciertas reformas políticas para dar paso a la alternancia en el ejecutivo.

Cumplida su misión, sin embargo, y frente a una reforma que plantea el fortalecimiento de los partidos existentes frente a la fragmentación del voto en muchos partidos pequeños, deja de existir la necesidad de los diputados plurinominales que son percibido actualmente exclusivamente como cotos de poder partidista y no como representación del pueblo.

La reforma política plantea mucho más que los titulares que se presentan en la prensa y estamos trabajando en el análisis de cada iniciativa para poder presentar un resumen y un análisis que facilite su comprensión y estudio para nuestros lectores.

Fuente El Universal

 

miabogadoenlinea.net