Imprimir
Categoría: El Derecho y México
Visto: 130
powered by social2s
Jóvenes en servicio militar

 

La senadora Bertha Alicia Caraveo Camarena, del Grupo Parlamentario de Morena, presentó una iniciativa con proyecto de decreto para que se derogue el artículo 60 de la Ley del Servicio Militar que obliga a las autoridades de migración a exigir a todos los mexicanos que pretendan salir del país presenten la autorización respectiva por parte de las autoridades militares, con advertencia de suspensión del empleo de dos a seis meses en caso de no hacerlo.

La senadora por el estado de Chihuahua expuso que la aplicación de esta norma se encuentra en desuso, aunado a que pedir la Cartilla del Servicio Militar Nacional a los varones mexicanos para ausentarse del territorio mexicano es discriminatorio, innecesario y violatorio de derechos, ya que se contradice directamente con el ejercicio del legítimo derecho a migrar del que gozamos todos los seres humanos.

“Resulta pertinente la derogación del artículo 60 de la Ley del Servicio Militar Nacional, para fortalecer el derecho a migrar, la no discriminación y el derecho al trabajo. Pero también, para adaptar nuestras leyes al siglo XXI, en plena etapa de transformaciones y cambios profundos para la vida pública nacional”, afirmó.

Pero no sólo es necesario reformar ese artículo, sino legislar para tener una nueva ley del servicio militar nacional, ya que la ley vigente está en desuso.

Desde que se promulgó la Constitución de 1917, se estableció en el artículo 5° como un servicio público obligatorio, entre otros, el de las armas, disposición que continúa vigente al día de hoy.

Con base en este artículo, y ante la posibilidad de que México se viera obligado a tener un papel activo en la Segunda Guerra Mundial, el presidente Lázaro Cárdenas promulgó el 19 de agosto de 1940 la Ley de Servicio Militar.

Dos años después, siendo presidente Manuel Ávila Camacho, la ley entró en vigor, después de que en mayo de 1942 fueron hundidos dos buques mexicanos y México declaró el Estado de Guerra contra Alemania, Italia y Japón.

En ese contexto, la ley establece en su artículo 1º la ley establece que “de acuerdo con lo dispuesto en el artículo quinto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se declara obligatorio y de orden público, el servicio de las armas para todos los mexicanos por nacimiento o naturalización, quienes lo prestarán en el Ejército o en la Armada, como Soldados, Clases u Oficiales, de acuerdo con sus capacidades y aptitudes”.

En ese contexto se establece la obligación de prestar el servicio de las armas por un año en el ejército activo quienes tengan 18 años de edad, y de inscribirse al mismo; los sorteos y la obligación de asistir a los mismos; ser sujeto a un examen médico. También establece penas de prisión por tratar de evadir el servicio y la obligación de los reservistas de acudir a entrenamiento. El sorteo definía si la persona era “encuadrada en las unidades del activo”, pero todos recibían instrucción “para colocarlo a la misma altura que los que se encuentren encuadrados”.

Además, incluye la obligación de patrones, sindicatos, uniones, comisariados ejidales, padres, tutores y además toda persona moral o física de quienes dependan económicamente individuos con obligaciones militares, “…de exigirles que cumplan con éstas y, en su defecto, inscribirlos y presentarlos ante las Juntas Municipales de Reclutamiento” y la obligación de “funcionarios y empleados de la Federación, de los Estados y de los Municipios”, de verificar que quienes comparezcan ante ellos hayan cumplido con el servicio militar, y en caso de no acreditarlo consignarlos a las autoridades correspondientes.

La ley sólo ha sido modificada en cinco ocasiones en 5 artículos de los 65 que la componen. Tres de esas modificaciones se realizaron en 1942 en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, una más en 1998 y la última en 2017, para eliminar la obligación de impartir instrucción militar en los planteles educativos. Así, vemos que, salvo lo relacionado al sorteo, las disposiciones de la ley no se aplican actualmente, por lo que la ley es lo que se conoce como letra muerta.

Inclusive, en enero del 2002, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Relaciones Exteriores suscribieron un acuerdo para no exigir la cartilla en la expedición de pasaportes, con el objeto de “dar transparencia” a la desregulación, agilizar y facilitar los trámites para salir del país.

En la realidad son menos del 50% de los jóvenes de una clase los que acuden a hacer el servicio militar, y de esos, son menos los que recogen la cartilla liberada. Son contados los lugares, incluyendo el servicio público, en los que piden la cartilla para contratar. En realidad la cartilla militar sólo es útil como identificación oficial y sólo si cuenta con la constancia de liberación.

Esto hace necesario contar con una nueva Ley del Servicio Militar apegada a la realidad. Ya en 2010 se presentó una iniciativa al respecto, pero no prosperó.

O de plano, derogarla.

Más información almomento.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s