La semana pasada El Universal publicó en su primera plana la noticia de que Pemex perdió su marca en los Estados Unidos, por lo que la empresa Intermix, con domicilio en las Islas Caiman, empezará a vender franquicias con esta marca.

La oficina jurídica de Petróleos Mexicanos por su parte informó que no tienen registrada la marca “Pemex” en Estados Unidos porque no hay intención de uso y mientras no se tenga previsto participar en ese mercado, consideran inoperante el registro.

El registro de marcas es territorial, por lo que una marca se debe registrar en cada país para evitar incidentes como este. Puede intentarse recuperar la marca a través de un juicio, cuyo resultado puede ser dudoso, ya que los EU no reconocen los derechos, uso, o registro previo en países como México.

Pero no es la primera vez que sucede. Digamos que los temas de propiedad intelectual no se le dan mucho a nuestro gobierno. Veamos por qué.

Desde 1999, Gabriel Larrea Richerand, denunció que una editora estadounidense tiene registrados los derechos del Himno Nacional Mexicano.

Henneman Harry, también conocido como Hill Phil, con número de registro internacional de autor CAE 99999960 registró el Himno mexicano en Edward B. Marks Music Company luego de hacerle algunos arreglos, por lo que Himno Nacional Mexicano aparece firmado en "co-autoría de Henneman Harry y Nunó Jaime”. La Broadcasting Music Incorporated (BMI), es la sociedad recaudadora de derechos de ejecución pública en Estados Unidos que gestiona los cobros.

Aunque el gobierno mexicano niega este hecho, Larrea Richerand exhibe la prueba de un documento expedido por BMI, donde la editora estadounidense reconoce que Henneman cobró 14 dólares en regalías de 1996 a 1999.

Otro ejemplo es el dominio www.mexico.gob.mx. Cuando en el año 2000 el gobierno federal intentó registrarlo, descubrió que ya alguien tenía derechos sobre el mismo, y no fue sino después de una búsqueda exhaustiva de antecedentes de registro previo y negociaciones que el gobierno federal recuperó el dominio.

Aunque para hablar a favor del gobierno mexicano, han existido otros descuidos históricos como el famoso caso del “Pato Pascual” y el “Pato Donald” de Disney. Donald debutó el  9 de junio de1934 en las animaciones “Sinfonías tontas” y “La gallinita sabia” de Walt Disney. En 1940 la refresquera mexicana adoptó la imagen de Donald y le llamó “Pato Pascual”. Por supuesto esto desató una controversia que duro décadas. No fue sino hasta el 1° de mayo de 2007 que la empresa cambió su imagen por una distinta.

Esperemos que el gobierno se tarde menos en arreglar estos asuntos.

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net