Mientras que el pasado domingo se efectuaron dos marchas exigiendo a las autoridades de los tres niveles restablezcan el orden y la seguridad en Cd. Juárez, Chihuahua, en Tancítaro, Michoacán, 1,675 Kms. al sur, se vive una crisis donde el presidente municipal, síndico, siete regidores, funcionarios y policías, renunciaron a sus cargos por las amenazas del crimen organizado. Además, todos los policías municipales ya presentaron su renuncia.

Todo empezó el 30 de noviembre cuando en el poblado de Uringuitiro, perteneciente a este municipio, secuestraron a dos personas. Al siguiente día se sabría que se trataba de los padres de Virgilio Sánchez Lemus, síndico del municipio y de Vinicio Zamora Ramírez; secretario del Ayuntamiento.

El 4 de diciembre arribaron a la localidad al menos 50 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública para realizar labores de patrullaje, quienes se unieron al personal del Ejército que ya se encontraba en la comunidad. 

Ese mismo día, José Trinidad Meza Sánchez y el Cabildo en pleno acudieron ante el Congreso a solicitar licencia y pidieron que se declarara la desaparición de poderes en el Ayuntamiento. De acuerdo con el comunicado, esta determinación fue tomada en razón a que no existen condiciones para seguir desempeñando su función, debido a algunos acontecimientos suscitados y a que se pudiera atentar contra la integridad física de quienes suscribieron el documento, a pesar de la presencia que tienen las fuerzas federales, estatales y municipales de seguridad pública, así como elementos del Ejército Mexicano.

Y es que desde mediados del presente año se han complicado las cosas en esta población cuando en la carretera emboscaron a un grupo de policías federales, matando a cuatro de ellos. En el mes de octubre la situación se fue agravando con ataques a los policías municipales, secuestros, tiroteos y ejecutados, además de que fueron desmantelados tres laboratorios clandestinos. Todo ello hasta derivar en el ataque directo a las familias de las autoridades.

Las Comisiones de Gobierno y de Fortalecimiento Municipal del Congreso local intentaron que los suplentes de estos funcionarios ocuparan los cargos, pero sus esfuerzos resultaron infructuosos. Aun así, el Congreso se rehúsa a declarar la desaparición de poderes en el Ayuntamiento en términos del artículo 44 de la Constitución del Estado.

Es probable que con base en el mismo artículo los diputados locales creen un Concejo Municipal en virtud de la renuncia o falta absoluta de la mayoría de los miembros del Ayuntamiento. La Constitución establece que estos concejos estarán integrados por el número de miembros que determine la ley, quienes deberán cumplir los requisitos de elegibilidad establecidos para los regidores. El problema al que se enfrentan es que la Ley Orgánica Municipal no establece procedimientos ni criterios para crear estos Concejos, así que tendrán que legislar sobre la materia para dar facultades al Concejo.

Y mientras en Tancítaro prevalece la inseguridad, ya que a pesar de que el municipio está patrullado por autoridades federales y locales, un joven de 17 años fue secuestrado de su domicilio el día 5.

Tancítaro es un municipio de 717 Km2, con una densidad de 39 habitantes por Km2 y un total de 28,469 pobladores, de los cuales 4,843 habitan en la cabecera municipal y su principal actividad es la producción de aguacate y durazno.

www.miabogadoenlinea.net