Aula con sillas vacías

 

Al menos 200 estudiantes de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) iniciaron un juicio de amparo al considerar que la huelga laboral que afecta a esa institución desde hace 82 días, viola su derecho a la educación.

La demanda es contra los actos del Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM y la propia Universidad; el objetivo es forzar el derecho a la educación que tienen los estudiantes puesto no se ha resuelto una huelga iniciada por "grupos minoritarios" en perjuicio de 58 mil alumnos de esta casa de estudios, explicó la abogada Teresa Baena.

"Pedimos un acto de justicia, que se abran las instalaciones y que los jóvenes puedan ingresar a recuperar sus labores, seguir con sus investigaciones y realizar todos los trámites que se han quedado pendientes. La esencia del amparo es darle fuerza al derecho a la educación", explicó.

El acto que se reclama es la huelga en sí y el cierre de las instalaciones de la institución educativa, ya que a pesar de que el conflicto laboral es legal, existe una violación a los derechos de terceros que son los alumnos. Se buscará sentar un precedente en la defensa de los derechos estudiantiles al considerárseles como grupo vulnerable.

En la acción se demandan violaciones a los artículos tercero y cuarto de la Constitución y al debido proceso por haberse cerrado las instalaciones universitarias sin haber tenido en cuenta los derechos de los estudiantes en el estallido de la huelga.

La demanda se turnó al Juzgado Segundo de Distrito y será notificada a las autoridades tanto de la UAM como del Sindicato para que rindan un informe detallado en un plazo de cinco días hábiles. Por otra parte, en un plazo de 15 días hábiles la autoridad judicial determinará si se concede o no la suspensión, lo que podría llevar a que se abran nuevamente las instalaciones de la UAM.

Con éste sería el segundo recurso legal que la agrupación interpone para presionar en el término del conflicto que a la fecha suma 82 días. En marzo pasado los mismos presentaron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Leasly Alejandra Campa Raymundo, quien interpuso el amparo, explicó que, además de esta actividad, el próximo jueves el grupo de estudiantes y profesores que están en contra de la huelga en la UAM llevarán a cabo una marcha del Palacio de Bellas Artes al Zócalo de la Ciudad de México a las 16:00 horas.

"Ahí los profesores están organizando una votación simbólica de todas las personas que ya no queremos que la huelga continúe. Esperemos que sea una marcha masiva y toda la comunidad está incluida, todos los que ya no quieran continuar con la huelga", dijo.

"Hay diferentes tipos de afectaciones. Somos 58 mil alumnos, 58 mil razones para que la huelga termine. Hay proyectos e investigaciones de laboratorio que ya se echaron a perder, animales sacrificados, estudiantes que quieren tramitar su título para conseguir una oportunidad de trabajo y que este trámite está parado y ellos no tienen cómo comprobar que ya terminaron sus estudios".

Existe un antecedente previo, relacionado con la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), cuando en 2013 alumnos de la institución educativa  con la asesoría del constitucionalista Miguel Carbonell promovieron amparos individuales para garantizar su derecho a la educación ante un posible estallido de huelga del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM).

En aquella ocasión, el Juzgado Cuarto de Distrito, con sede en Morelia, Michoacán, otorgó en una ponderación del derecho a la educación y el derecho a huelga, la suspensión provisional contra actos del presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinando que la Universidad debía permanecer abierta para que se siguieran impartiendo clases o, en su defecto, precisar el lugar en que alternamente ello podrá realizarse.

También obligó a las autoridades judiciales laborales, universitarias y representantes de trabajadores académicos o administrativos a establecer qué personal deberá laborar para garantizar el derecho de los estudiantes a recibir clases e, incluso, autorizar la contratación de personal emergente para ello, así como a establecer las medidas de apremio necesarias para lograr la consecución de tales medidas.

En la resolución se aclaró que la determinación no prejuzgaba sobre la licitud de huelga que emplazó el sindicato tercero interesado, ni desconocía los derechos de los trabajadores a obtener la suspensión de labores, la cual podría llevarse a cabo con la única limitante de no afectar el derecho humano de recibir educación.

En aquella ocasión se trató de un juicio promovido antes de la huelga, veremos ahora que decisión se toma cuando la huelga lleva ya más de 80 días.

Más información eluniversal.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net