Árboles de citricos

Los senadores del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano han presentado una iniciativa de modificaciones a la Constitución para que se reconozca a la naturaleza como un organismo vivo, sujeto de derechos.

La novedosa iniciativa, en línea con lo que hizo en su momento Ecuador en 2008 y Bolivia en 2011, destaca que nuestro marco jurídico está enfocado a visualizar a la naturaleza como una propiedad, como un recurso que debe ser consumido, lo que acarrea su explotación desmedida, su deterioro progresivo, generando pérdidas en la biodiversidad, disminución de los recursos naturales, mala calidad del aire y agua, así como la erosión acelerada del suelo.

En la exposición de motivos de la iniciativa se destaca que reconocer a la naturaleza como un ente vivo, la convertiría en un sujeto de derechos, lo que implica la obligación del Estado de protegerla y facilita su defensa por parte de los ciudadanos.

Explican que los problemas ambientales como la generación excesiva de residuos, la contaminación del suelo, el agua y el aire, así como el deterioro de las áreas naturales del país son focos rojos a los que no se les está dando la importancia debida, a pesar de que estos resultan cruciales no solo para el desarrollo económico de la nación, sino también para nuestra existencia y el ejercicio pleno de nuestros derechos.

Así, los legisladores proponen hacer a la naturaleza un sujeto de derechos, estableciendo obligaciones tanto del Estado como de la población para que de manera conjunta garanticen los derechos de la naturaleza. Asimismo, establecer las bases para que el cuidado del suelo, el aire, el agua y la biodiversidad sean considerados como prioridades de interés público.

También proponen establecer como prioridad la preservación del patrimonio natural de la nación con la finalidad de que trasciendan hacia futuras generaciones y diseñar las bases para que los ciudadanos defiendan los derechos de la naturaleza y exijan la reparación del daño ocasionado.

Los legisladores concluyen enfatizando que la correlación entre el cuidado de la naturaleza y los derechos de los ciudadanos es innegable, pues preservando el ambiente se mantienen las condiciones que permiten desarrollar la vida de manera sana, garantizando no sólo el derecho a un ambiente sano, sino también a la alimentación, al agua y a la vida misma, por lo que el garantizar los derechos de la naturaleza permite tener la condiciones adecuadas para que el ser humano tenga un ambiente apropiado para su desarrollo.

Más información senado.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net