El pasado jueves 5 de noviembre se rindió homenaje en la Suprema Corte de Justicia de la Nación al aún ministro con licencia Mariano Azuela Güitrón, quien de sus 39 años de vida al servicio de la justicia prestó 26 años como ministro. En los 185 años de vida de la Suprema Corte solo han fungido como ministros tantos años, cinco personas.

Durante el homenaje tomaron la palabra los ministros de la Corte, quienes calificaron al ministro Azuela como un hombre íntegro, justo y bueno, con una férrea disciplina y como el abogado que hoy por hoy es quien más conoce de las transformaciones de la justicia constitucional al haberla vivido como testigo, como estudioso y como actor.

Abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México, Mariano Azuela llegó a la Suprema Corte el 26 de octubre de 1983. Actualmente, los ministros de la Suprema Corte, formada por 11 integrantes, duran en su cargo 15 años. Al momento de la reforma constitucional, el ministro Azuela fue ratificado y por ello ha ostentado el nombramiento hasta la fecha.

El aún ministro Azuela solicitó licencia que vence el próximo 30 de noviembre por lo que antes de esa fecha el Presidente de la República tendrá que enviar una terna al Senado de la República para que se elija a quien deberá cubrir la vacante. El Senado cuenta con un plazo de 30 días para elegir, por el voto de las dos terceras partes de sus integrantes, a una persona de la terna propuesta por el presidente. Si vencido el plazo no han seleccionado sustituto, el Presidente podrá nombrarlo directamente de la terna que propuso.

Sin embargo, el artículo 96 de la Constitución Política permite que el Senado rechace la terna en su totalidad, en cuyo caso el Presidente tendrá que someter a su consideración una segunda terna.

Los requisitos para ser ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación son los siguientes:

1. Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno ejercicio de sus derechos políticos y civiles.


2. Tener cuando menos 35 años cumplidos el día de la designación.


3. Poseer el día de la designación, con antigüedad mínima de 10 años, título profesional de licenciado en derecho, expedido por autoridad o institución legalmente facultada para ello.


4. Gozar de buena reputación y no haber sido condenado por delito que amerite pena corporal de más de un año de prisión; pero si se tratare de robo, fraude, falsificación, abuso de confianza y otro que lastime seriamente la buena fama en el concepto público, inhabilitará para el cargo, cualquiera que haya sido la pena.


5. Haber residido en el país durante los dos años anteriores al día de la designación.


6. No haber sido Secretario de Estado, Procurador General de la República o de Justicia del Distrito Federal, senador, diputado federal ni gobernador de algún Estado o Jefe del Distrito Federal, durante el año previo al día de su nombramiento.

La Constitución agrega que los nombramientos deberán recaer preferentemente entre aquellas personas que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o que se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica.

Ahora nos queda esperar la propuesta del Presidente y la decisión de los senadores para conocer el nombre del nuevo ministro o ministra, quien tendrá que sumarse a los trabajos de una agenda bastante ocupada que incluyen asuntos como la controversia constitucional que los senadores presentaron el pasado 5 de noviembre relativo al caso de Banamex.

www.miabogadoenlinea.net