El rápido avance tecnológico ha provocado vacíos en la legislación que lentamente se han ido subsanando. Así, se reguló el comercio electrónico y después el acceso ilícito a sistemas y equipos de informática, ahora es el turno del correo electrónico.

El pasado 8 de octubre el Senador Rodolfo Pérez Gavilán puso a la consideración de la Cámara de Senadores una iniciativa para sancionar a las personas que violen los correos electrónicos.

Para ello, el senador propone agregar al artículo 177 del Código Penal Federal dos párrafos en los que se sancione a la persona que, sin existir mandato judicial,  acceda, copie, imprima, difunda o altere comunicaciones privadas en mensajes de correo electrónico o cualesquiera otra información o documentos anexos a los mismos, sin el consentimiento del usuario registrado en la empresa que presta el servicio en la red de Internet. La pena que se aplicará sería la misma que existe actualmente en contra de la violación del correo “físico” es decir seis a doce años de prisión y de trescientos a seiscientos días multa. 

Pérez Gavilán considera necesario crear una norma específica para este delito informático ya que el poder judicial está obligado a respetar el principio constitucional de legalidad, por el que ningún hecho puede ser castigado si la sanción no está fijada en la ley antes que la conducta haya sido realizada. Además de que la propia Constitución, en materia de delitos, prohíbe la analogía, esto es, si una conducta no se corresponde exactamente con el tipo penal, el juez no puede aplicar otra regla jurídica aunque esté prevista para una conducta similar.

Esta propuesta evitaría que por cuestiones de interpretación, un presunto delincuente quede libre de sanción.

Fuente El Universal

www.miabogadoenlinea.net