Equipos Roku

El juzgado Trigésimo Octavo de lo Civil en la Ciudad de México ordenó que los distribuidores de los dispositivos Roku, como Liverpool, Palacio de Hierro, Sears y tiendas en línea como Amazon, suspendan la comercialización del mismo, como una medida cautelar, hasta en tanto se resuelve la demanda interpuesta por Cablevisión, S.A. de C.V.

Asimismo, se ordena a instituciones financieras como Banorte y BBVA Bancomer y tiendas de conveniencia como Oxxo y 7 Eleven que se abstengan de recibir pagos de numerosas cuentas relacionadas a servicios que se ofrecen a través de este equipo.

Los Roku son decodificadores de medios digitales fabricados por Roku, Inc., que permiten reproducir contenido por streaming en la TV, es decir, permite reproducir contenido multimedia al mismo tiempo que se descarga.

A través de este sistema, al igual que en las Smart TV, se puede reproducir contenido que se identifica en forma de “canales” y ofrece contenido gratuito como Crackle, Ovguide, YouTube, TED, y Dailymotion; y de suscripción como Netflix, Cinépolis KLIC, Blim, y Google Play, para lo que es necesario añadir un método de pago. La disponibilidad de canales es diferente según el país.

Los usuarios pueden agregar o eliminar los canales que quieren ver de la tienda Roku Channel Store, como sucede en Apple TV o Chromecast de Google. Roku tiene un sistema operativo abierto, lo que permite que cualquier persona cree nuevos canales, incluidos los llamados “canales privados”  que requieren que el usuario ingrese un código en la página de cuenta del sitio web de Roku. Estos canales privados, no son parte de la tienda oficial de Roku Channel, ni son revisados ni aprobados por Roku.

Éstas características son la debilidad de Roku, ya que esto permite que se vendan en diferentes sitios de Internet suscripciones a canales que distribuyen contenido sin contar con la autorización de los titulares de derechos de autor, y con costos que van de los 150 a los 1,680 pesos. Pix, GalaxyTV, RokuTv, Cloud TV, Under TV, MiTV, 1Prime, entre otros, son los canales que distribuyen contenido de forma ilegal.

Parte del contenido que distribuyen es contenido que transmite Cablevisión. La demanda no está dirigida como tal en contra de Roku, sino en contra de las personas que han venido obteniendo un lucro indebido a través de la operación de estos canales pirata y que son los responsables de la comercialización, distribución, reproducción y/o comunicación pública de contenidos sobre los cuales no tienen derecho en violación a la Ley Federal del Derecho de Autor principalmente.

Roku declaró que está tomando acciones legales contra aquellos que hacen mal uso de sus marcas para promover negocios sin contar con las licencias pertinentes y que trabaja con los dueños de contenidos y otros titulares de derechos para combatir la piratería.

Roku dice que cuenta con mecanismos para retirar el contenido infractor o dar de baja en forma definitiva el canal, una vez que ha recibido una notificación de la infracción.

¿Pero realmente es el fabricante del aparato o el distribuidor del mismo el responsable de que la plataforma de Roku se utilice para actividades ilegales? Eso sería tanto como considerar responsables a los fabricantes de computadores, smarTV o smartphones, por la piratería que puede verse utilizando estos equipos.

Esto recuerda el caso Sony Corp. of America v. Universal City Studios, Inc. que llegó hasta la Suprema Corte de los Estados Unidos, en el que se cuestionaba a Sony por la creación del formato en videocasete Betamax, porque facilitaba la violación de derechos de autor.

La Suprema Corte consideró que debe haber un equilibrio entre los derechos del titular de derechos de autor y el derecho de otros a participar libremente en el comercio. “En consecuencia, la venta de equipos de copia, como la venta de otros artículos de comercio, no constituye una infracción contributiva (a la violación de derechos de autor) si el producto se utiliza ampliamente con fines legítimos y no objetables… el negocio de suministrar los equipos no debe ser afectado simplemente porque el equipo es utilizado por algunas personas para fines ilegales…”

En nuestro sistema judicial no se ha analizado un caso de este tipo, aunque si ya se ha establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación que el bloqueo total a sitios de Internet es inconstitucional al tratarse de una medida que limita la libertad de expresión indebidamente al no ser necesaria y proporcional.

En ese sentido, al restringirse no sólo aquellos contenidos que presuntamente constituyen una violación a derechos de autor, sino la totalidad de la información, datos y expresiones de la página de internet de la quejosa, la SCJN consideró que tales medidas resultan inconstitucionales, al traducirse en una censura no sólo de los contenidos generados por el propio administrador, propietario o responsable de dicha página web, sino además de todo el flujo de información y expresiones que puedan derivar del intercambio que realizan los propios usuarios de tal sitio virtual.

Ojala que Roku lleve este caso hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que el alto tribunal estaría obligado a definir si se puede bloquear la distribución de un avance tecnológico, como los equipos de la empresa, con el argumento de que son herramientas para violar derechos de autor.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net