En Gran Bretaña surgió una gran controversia en relación con Brooke Shields y la pedofilia, situación que de una u otra forma ha estado relacionada con su carrera.

A los 10 años posó para el fotógrafo Gary Gross para promocionar su carrera. En una de estas imágenes aparece extremadamente maquillada, desnuda, cubierta de aceite, y en una pose provocadora. Estas imágenes formaron parte de un proyecto de Gross llamado The Woman in the Child, en donde pretendía revelar la femineidad en niñas preadolescentes al compararlas con mujeres adultas. Esta y otras imágenes primero se publicaron en Little Women y después en Sugar and Spice, una publicación de Playboy Press.

A los 13 años actuó en una película llamada Pretty Baby, en la que interpretó a una prostituta; la película incluye una escena en la que la actriz aparece desnuda. La escena ha sido retirada de la mayoría de las copias. A los 15 salió semidesnuda en la Laguna Azul y luego escandalizó a la sociedad al atribuírsele en un anuncio de Calvin Klein la siguiente frase: "¿Quieres saber que se interpone entre mis Calvin y yo? Nada”. El valor de la empresa aumentó 300% en 90 días.

 

Pero, en 1982, a la edad de 16 años, intentó comprar a Gary Gross los negativos de las imágenes que éste le había tomado, pero no tuvo éxito. Demandó al fotógrafo alegando que los derechos que su madre había otorgado sobre las fotos era para que se publicarán una vez, que éstas se habían publicado en varias ocasiones y probablemente se seguirían publicando en revistas de dudosa moralidad además de que las imágenes la avergonzaban. Al perder el juicio apeló, pero volvió a perder declarándose legal el contrato.

 

La actriz volvió a demandar, en esta ocasión por ataques a la privacidad, alegando que la publicación de las imágenes le provocaba estrés y vergüenza. Volvió a perder, puesto que su argumento era débil al haber basado su carrera en una imagen explícitamente sexual. El juez consideró que “las fotografías no son sexualmente sugestivas, provocativas o pornográficas, y no implican promiscuidad sexual. Son fotografías de una preadolescente posando inocentemente en el baño.”

 

Sin embargo, el juez hizo la acotación de que la actriz había sido la víctima de un contrato al cual dos adultos avariciosos la habían atado.

 

Ahora una copia de esa fotografía pretendía ser exhibida en la galería Tate Modern. La foto estaría en un área apartada del resto, en un salón cerrado y con una advertencia para quien la quisiera ver.

 

Algunos consideraron que la imagen podría ser un "imán" para los pedófilos y que la misma raya en la pornografía infantil. Pero también existe en el mundo un movimiento simpatizante de la pedofilia iniciado en 1950 por Frits Bernard, psicólogo y sexólogo alemán, que ha tenido eco en algunos países de Europa y en Estados Unidos.

 

Sus objetivos son legalizar la pornografía infantil, promover la idea de que los niños pueden consentir el sexo con adultos, modificar la edad de consentimiento sexual, redefinir el término abuso sexual infantil y que se le desclasifique como un desorden mental.

 

La pedofilia está considerada por la Asociación Americana de Psiquiatría como una parafilia, es decir, un comportamiento sexual en el que la fuente de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra actividad, en este caso, fantasías sexuales intensas o recurrentes, o impulsos sexuales, o de necesidad de actividad sexual, en donde el objeto de atención es uno o varios niños generalmente menores de 13 años.

 

El pedófilo se caracteriza por no considerar inapropiada su tendencia o conducta, por lo que no suele presentar sentimientos de culpa o vergüenza y cuando incurren en alguna conducta ilegal llegan a apelar a la seducción del menor como causa de la misma o a que su comportamiento se puede entender como una forma de educación sexual de los menores.

 

La pedofilia por si misma no es un delito pero las conductas relacionadas con ella sí: corrupción de menores, pornografía infantil, turismo sexual, lenocinio, trata de personas, abuso sexual, violación. Estos dos confluyen en lo que se denomina pederastia.

 

En nuestro país el Congreso está analizando establecer la pederastia en el Código Penal Federal, pero el problema es que si no cumple ciertos requisitos, se aplican los códigos locales cuyas sanciones y tratamiento en ocasiones es distinto.

 

Y mientras esto sucede en materia legislativa, en el VII Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología realizado en Oaxtepec, se dictó una conferencia que proponía un movimiento de liberación para despenalizar las relaciones sexuales con menores de 18 años, aunque Eusebio Rubio Aurioles, presidente de la Asociación Mexicana de Salud Sexual, pidió ser cuidadosos con el tema, ya que podría malinterpretarse la información y hacer ver como que los participantes ahí reunidos estaban impulsando una figura que legitimara el abuso sexual infantil.

 

Este es un fenómeno que nuestra propia sociedad ha creado y tal vez fomentado. En 1984 las fotografías de Brooke Shields se consideraban arte, ahora se discute si es pornografía.

 

En nuestro país la actriz protagonista de la telenovela Atrévete a Soñar a los trece años posó en fotos sensuales para una revista de sociales, lo cual se consideró normal, mientras un hombre de treinta años mató a tres personas e hirió a dos, porque su “novia”, una menor de trece años, lo dejó.

 

Esperemos que no lleguemos al punto que muchos pedófilos desean: que las conductas relacionadas con la misma se proscriban de los códigos penales, ya que se consideran en una situación como la de la homosexualidad.

 

www.miabogadoenlinea.net