La publicación por Princeton Architectural Digest en los Estados Unidos del libro Finding Frida Kahlo, escrito por Barbara Levine, en noviembre, ha suscitado un pleito legal en México.

El libro referido versa sobre un catálogo de más de 1,200 artículos propiedad del anticuario regiomontano Carlos Noyola y en él la autora explica que si bien no se ha comprobado la autenticidad de esos artículos, bien vale la pena escribir sobre ellos porque ofrece un álbum del intacto mundo de Frida Kahlo y como percibía su lugar en él. La autora fue directora del Museo de Arte Moderno de San Francisco.

La autenticidad de estos objetos, entre los que se encuentran blusas, pinturas, diarios, cartas y cuadernos, ha sido objetada por el Fideicomiso de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo y por varios expertos de arte razón por la cual interpusieron la semana pasada una denuncia penal en contra de Noyola por exhibir como verdaderos artículos falsos que tergiversan el legado histórico de la controvertida pintora mexicana, cuya obra fue declarada monumento artístico mediante decreto en 1984.

Frente a la demanda, el anticuario Carlos Noyola explica que los expertos no han revisado personalmente los artículos que él y su esposa adquirieron de un abogado quien a su vez compró los objetos a un carpintero que elaboraba marcos para los pintores y a quien supuestamente la artista dejó sus artículos en maletas. Agrega que se trata de un intento del fideicomiso por controlar el mercado de la obra de Kahlo.

Pese a la controversia, la editorial encargada del libro ha declarado que no cancelará la edición del mismo puesto que en él se expone que la obra no está autenticada en su totalidad con lo que se liberan de cualquier responsabilidad penal que pudiera surgir.

El periódico New York Times dio a conocer la edición del libro materia de la controversia y expone en un artículo la versión de los hechos según el anticuario. Aunque la verdad legal sobre si Noyola expone como verdaderos artículos falsos, la dirá en juez que se encargue del proceso que apenas ha iniciado.

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net