Birrete y mazo

El pasado viernes 3 de febrero se publicó en el Semanario Judicial de la Federación una tesis de jurisprudencia que establece que el término de un año de espera antes de poder divorciarse sin expresión de causa es inconstitucional, ya que viola el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

La tesis de jurisprudencia fue aprobada por la mayoría del Pleno en Materia Civil del Primer Circuito, es decir, es obligatoria para los tribunales colegiados y unitarios de circuito, los juzgados de distrito, tribunales militares y judiciales del orden común de las entidades federativas y tribunales administrativos y del trabajo, locales o federales que se ubiquen dentro de la Ciudad de México.

Este criterio considera inconstitucional el artículo 266 del Código Civil para el Distrito Federal, al exigir que para solicitar el divorcio sin expresión de causa, el matrimonio debe haber durado un año, cuando menos, ya que viola el derecho humano al libre desarrollo de la personalidad reconocido en el artículo 1o. de la Constitución.

Los magistrados reconocen que la tendencia en nuestro país, seguida por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es que el respeto al derecho al libre desarrollo de la personalidad tiene una relevancia superior que el principio de la conservación y desarrollo de la familia, aunado a que los vínculos de los padres con los hijos no desaparecen con el divorcio, ya que las obligaciones a su cargo persisten.

Asimismo, la mayoría del Pleno Civil considera que al declararse la inconstitucionalidad de los preceptos que regulen el divorcio en la legislación civil de varias entidades federativas, el más alto tribunal abrió la posibilidad de que en esas entidades sus habitantes puedan promover el juicio de divorcio sin expresar la causa, a pesar de no existir un marco jurídico que expresamente regule el divorcio exprés, ni un plazo para solicitarlo.

Por lo que mantener el plazo previsto en la legislación de la CDMX para promover el juicio de divorcio sin causa, constituiría una violación al principio de igualdad para los habitantes de esa ciudad.

La tesis fue aprobada por una mayoría de 9 contra 5. La minoría, que incluyó a cuatro magistradas, defendió el periodo de un año como necesario para darle a la pareja el tiempo mínimo para aprender a lidiar con los conflictos del matrimonio.

“Que el matrimonio tenga la obligatoriedad de por lo menos un año, conlleva la intención de no hacerlo un contrato irrelevante, poco serio, fácilmente prescindible”, expresó en un largo voto disidente.

“Se busca que las parejas no se separen por cuestiones triviales o superables; que se posibilite el acoplamiento material posterior a la ilusión inicial, que los problemas eventuales, de no ser tan graves, puedan tener solución, y de que el matrimonio contribuya realmente a fortalecer la base de la sociedad, que es la familia” concluyeron.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net