Logo Suprema Corte

Al resolver un amparo directo en revisión, la Primera Sala de la Suprema Corte de la Nación (SCJN) determinó que una persona mayor de edad tiene derecho a demandar de manera retroactiva el pago de alimentos que no recibió siendo menor de edad.

En el caso, una persona solicitó que su padre que le pagara retroactivamente los alimentos a los que tenía derecho cuando era un menor de edad. El juez de primera instancia se negó a reconocer este derecho. Esta decisión se confirmó en segunda instancia. Por tanto, la parte actora promovió juicio de amparo, en el cual finalmente obtuvo la razón. Sin embargo, su padre combatió esta decisión a través de un recurso de revisión ante la Suprema Corte.

Al resolver el caso, la Primera Sala estableció que en virtud de la condición de menor de edad y del lazo de filiación entre hijos y progenitores, surge el derecho de recibir alimentos y en tanto se intenta proteger este derecho, es posible exigir el pago retroactivo de los alimentos que no se subsanaron.

Los ministros concluyeron que el derecho de reclamar el pago de los alimentos no se circunscribe a la esfera de la minoría de edad, por lo que un adulto puede reclamar de sus padres el pago retroactivo de los alimentos que merecía y no recibió siendo menor de edad.

La Primera Sala ha venido sosteniendo en al menos dos casos más, la retroactividad de la pensión alimenticia, con base en el noveno párrafo del artículo 4° de la Constitución federal que establece que “Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral”.

Estas tesis establecen que la pensión alimenticia es debida a un menor desde su nacimiento, y que debe “… retrotraerse al instante en que nació la obligación misma, esto es, al en que se generó el vínculo y que es precisamente el nacimiento del menor…”.

Respecto a la forma de calcular el monto de la pensión se debe “… valorar y ponderar ciertos elementos a la luz del interés superior del menor y del principio de igualdad y no discriminación para verificar su pertinencia y, en caso de que se advierta su actualización, debe considerarlos al dictar su resolución para modular el monto retroactivo de la pensión alimenticia, de tal forma que sea razonable y no llegue a ser abusivo, tales como: i) si existió o no conocimiento previo de su obligación; y, ii) la buena o mala fe del deudor alimentario…”.

Aunque estas tesis tienen su origen en casos de reconocimiento de hijos, este sería el tercer caso en que una mayoría de tres contra dos ministros en la Primera Sala, ha venido sosteniendo la retroactividad de la obligación de pagar alimentos.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net