Bandera de grupo terrorista

La Guardia Civil española y el Grupo de Información de la Comandancia de Madrid detuvieron en Pinto, Madrid, España, a una mujer mexicana, originaria de Monterrey, Nuevo León, acusada de formar parte de una red yihadista y fomentar “actividades de auto adoctrinamiento y enaltecimiento terrorista”, según informó el Ministerio del Interior.

El Ministerio afirma que la mujer jugaba un papel destacado en la labor de “publicación y distribución de contenidos propagandísticos afines al terrorismo yihadista, a través de diversas plataformas web y aplicaciones de mensajería instantánea, donde hacía llamados a la participación en actividades terroristas”.

En su comunicado, las autoridades españolas afirman que su proceso de radicalización se dio en nuestro país “donde experimentó un rápido proceso de conversión al islam, adoptando desde el principio una visión ‘rigorista’ de dicha religión”. Lo que se hizo evidente en el año 2010, “dejando constancia de su profundo rechazo a su pasado católico y de su deseo de vincularse emocionalmente con un musulmán”.

Tras contraer matrimonio “se agudizó su proceso de autoradicalización que la llevó a un aislamiento de la comunidad, con total ausencia de relaciones sociales, limitando al máximo sus salidas del domicilio, siempre vistiendo el niqab y con una atención escrupulosa a las directrices del islam más radical, para diferenciar entre las conductas permitidas (halal) y las prohibidas (haram)”.

El esposo de esta mexicana, Aziz Zaghanane, fue detenido el pasado mes de mayo de 2016 en la misma localidad madrileña por integrar una red de captación y adoctrinamiento terrorista. El hombre, de nacionalidad marroquí, era director de marketing de Lee Hecht Harrison en España, una empresa de cazatalentos en la que llevaba trabajando desde hace once años.

El análisis de los dispositivos electrónicos intervenidos en esa operación ha permitido poner de manifiesto la implicación en la difusión del ideario yihadista de la mujer mexicana.

En relación con sus actividades en las redes sociales, la mexicana detenida se enfocó a enrolar a más adeptos en Monterrey y otros países de América Latina, según las autoridades. “Ejercía una amplia influencia sobre un amplio grupo de contactos a los que incitaba a ejercer una labor proselitista”, señalan.

Llegó a erigirse en “figura muy relevante entre las mujeres de la comunidad islámica en Monterrey, alentando a la yihad femenina y compartiendo materiales propagandísticos, búsquedas realizadas en Google de México y acceso a perfiles de Facebook de musulmanes conversos originarios de Hispanoamérica”, concluye el Ministerio del Interior.

El mencionado ministerio del interior recuerda que estas redes de captación representan en la actualidad la principal fuente para enrolar terroristas, especialmente en los países europeos.

Esta no es la primera mexicana yihadista, ya que el diario El Mundo había detectado a Abu Hudaifa al Meksiki (el mexicano, en árabe), un yihadista de nacionalidad mexicana que habría entrado en combate en Siria, en 2014

Asimismo, en 2013 se habían detectado al menos 150 mexicanos que estaban combatiendo en Siria, habiendo fallecido 65 de ellos y reportándose perdidos 4, según información del Instituto Británico de Defensa IHS Jane’s publicada en 2013.

Esta información adquiere relevancia ahora que México renegociara el Tratado de Libre Comercio y que pretende una negociación integral, cubriendo todos los temas de la relación bilateral.

Más información interior.gob.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net